martes, 14 de febrero de 2017

Entrevista a Raúl Escolano, autor de "Yo, Europa"

Ediciones Atlantis publica “Yo, Europa”, un libro escrito por el autor zaragozano Raúl Escolano. En él el lector se encontrará con un libro muy peculiar sobre el origen del viejo continente Europa a través de unos llamativos personajes nada convencionales.


¿Cómo surgió la idea de escribir este libro? 

La idea original que tenía en mente era escribir sobre la sociedad en general, y para ello estudié algo de economía y política, algo de filosofía, religión, arte, cultura y cualquier campo que vi significativo, pero cuando llegué a la historia todo cambió. La historia me daba todo lo que necesitaba, a través de ella podía hablar de todo lo anterior, podía expresarme sin límites, y podía profundizar en ella tanto como quisiera sin volverse más difícil de entender ni de explicar. El libro sería de historia, una historia con mis palabras, historia desde los orígenes hasta el presente, siendo Europa protagónica por ser mi civilización. 

Libros de historia hay muchos, ¿qué hace diferente al tuyo? 

Lo más evidente es que está escrito como si fuera una novela; con su introducción, nudo y desenlace, con sus momentos de acción y de reflexión, su evolución de los personajes, sus historias secundarias y un conflicto latente que envuelve toda la trama; pero sigue siendo historia estrictamente real. También tiene algunos detalles como que no contiene fechas ni apenas nombres propios, pues dificultaban las explicaciones y no me servían para aclarar nada; pero yo diría que la principal diferencia se va abriendo paso conforme se avanza en la lectura, y se va acercando el final. 

La inmensa mayoría de libros de historia que he estudiado parten de un supuesto incuestionable; el sistema económico – político actual es, al menos en teoría, el menos malo de todos los posibles, y el mejor que nunca ha existido. Sin tal supuesto, parece que estoy hablando de una historia muy diferente. 

Los personajes de “Yo, Europa” no son nada convencionales, ¿podrías hablarnos un poco de ellos y el enfoque que les has dado? 

Al poco de empezar con el libro me di cuenta de que los individuos no eran tan importantes como el contexto histórico, como las corrientes y tendencias o los grandes grupos sociales. Además, no podía basar mi libro en personajes históricos que no iban a durar más de un par de páginas antes de morir, y lo vi claro; los personajes serían las propias civilizaciones, serían las culturas y las naciones, no las personas. No había dificultad en darles emociones y sentimientos humanos, igualmente nacían y morían, también tenían distintas personalidades, aprendían de sus experiencias y evolucionaban su comportamiento; eran personajes perfectamente desarrollados, y simplemente describiendo sus vivencias podía contar de manera coherente, continua y amena la historia universal. 

¿Cuál es tu autor de referencia? 

La verdad es que no tengo un autor de referencia. Supongo que estoy influido por igual por todo lo que he leído, desde los libros infantiles que leí de niño hasta el último historiador utilizado para mi libro. No soy consciente de inspirarme en ningún autor ni en ningún estilo, simplemente escribo como hablo; y hablar, debatir, discutir sobre cualquier asunto que vaya más allá de experiencias y anécdotas personales, me apasiona desde que tengo uso de razón. 

¿Quién crees que disfrutará más con su lectura? 

Es inevitable pensar que los aficionados a la historia serán quienes más lo vayan a disfrutar, pero también hay mucha gente que, teniendo interés en conocer la historia, no lee sobre el tema por encontrar aburridos e insulsos los libros de historia tradicionales; y espero que éstos lo encuentren sumamente entretenido y provechoso. Sin embargo, de manera general, mi deseo es que aprecien la lectura todas aquellas personas que intuyan o sospechen que la versión oficial de los hechos históricos, y también presentes, no es tan definitiva como siempre le han enseñado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario