Interesante entrevista a Ángel Narváez Sánchez, autor de 'Soy Un Monstruo. Historia de una chica sin brazos y Concierto por una niña muerta'


· ¿Cómo surgió la idea para escribir este libro? 

Existen tantos pequeños estímulos que me llevaron a la realización de esta novela, que seguramente podría escribirse otra novela entera tan solo tratando ese asunto. Intentaré ser breve (aunque sé que no lo voy a conseguir). Como toda persona creativa, en mi adolescencia yo había estado jugando con la idea de crear historias, y no voy a decir exclusivamente escribirlas, de hecho, yo tenía un interés mucho mayor en dibujar. Me gustan los estímulos visuales y me parecen un excelente medio por el que transmitir situaciones y emociones. A día de hoy esto se ve reflejado en las numerosas ilustraciones que acompañan mis escritos, y podemos esperar un numero todavía mayor de ilustraciones, y de calidad aún superior en las mismas, para mis futuros trabajos. Desde muy joven tenía claro que yo era un creador de mundos, y yo me daba cuenta incluso cuando era niño. Mientras que mis amistades venían a casa a jugar con mis juguetes, yo me había pasado todo el día anterior preparando la historia que se jugaría ese día, creando personajes, situaciones, aventuras y otros detalles. Hasta donde me alcanza la memoria, yo siempre fui un creador de mundos, yo ya estaba haciendo literatura en mi cabeza, guiones de acontecimientos, creando escenas que luego mis amigos podrían disfrutar valiéndose de esos muñecos. Por supuesto esto ha evolucionado hacia convertirme en un ávido jugador de rol interpretativo ahora que soy adulto. Lo cierto es que escribí bastantes universos para rol (y aún está el proyecto a medio hacer de mi manual de rol original). Sin embargo, Soy Un Monstruo aún no existía, de hecho, la historia que por aquel entonces ocupaba mi cabeza, y que llevo confeccionando desde los 14 años, es una que por aquel entonces se llamaba “10º Elemental”, que más tarde pasaría a llamarse “Destino” y que, con casi toda probabilidad, acabaremos viendo como “Soy El Destino” ya que continúa la saga de las tres diosas que comienza con “Soy Un Monstruo” y creo que es interesante que haya un elemento común en sus títulos. Enseguida notareis que me encanta jugar con los elementos de las novelas, haciendo que hasta sus títulos, o los títulos de cada capítulo, sean elementos narrativos en sí mismo. ¡He venido a romper todos los esquemas de lo que creías posible!. De hecho, una de las cosas que hace interesante la saga de las tres diosas, es que ninguna es continuación de la anterior, y ni siquiera suceden en el mismo universo. Están unidas por una mitología de deidades creadoras de mundos compartida, y nada más. Cuando tuvimos claro que queríamos crear nuestro propio multiverso literario, diferentes amigos cercanos que también trabajaban en sus propias obras escritas unieron sus voluntades para confeccionar un camino (y por que no decirlo, también para que aquellos que tuvieran más éxito pudiesen tirar de los menos conocidos y así que nuestra amistad fuese el vehículo que nos llevase a todos a cumplir nuestros sueños). Y esto se refleja por ejemplo en que Crónicas de Gienah del autor Mauricio Folk forme parte del mismo multiverso literario que Soy Un Monstruo, e incluso existirá un crossover, ya que el protagonista de Gienah viajará al mundo de Soy El Destino durante algunos capítulos (si conocéis su obra sabréis que se trata de una fantasía autobiográfica, y esto representa la manera en que él se vuelca sobre los proyectos de sus amistades), y supongo que el único motivo de que este cruce de novelas no haya sucedido con Soy Un Monstruo es que aún no existía cuando se decidió todo eso. Lo cierto es que en algún momento me propuse escribir Soy Un Monstruo como un entrenamiento para mejorar, prepararme para que cuando llegase Soy El Destino yo ya fuese un veterano escribiendo y mi estilo hubiese sido pulido para convertirlo en una mejor obra. Pero la verdad, a día de hoy, pienso que Soy Un Monstruo me gusta mucho más que Soy El Destino, ya que es considerablemente más transgresor, original, espectacular, tiene mucho más sentido. Mientras que Soy El Destino está inspirado en los videojuegos y el anime que yo veía de adolescente, como se puede esperar de una historia que confeccioné con 14 años, en Soy Un Monstruo se tratan conceptos mucho más adultos y maduros, trasciende la mera literatura para llegar a la filosofía. Intentaré encauzarme de nuevo en la pregunta. Así que yo tenía alrededor de 20 años y estaba estudiando un grado superior, en mis ratos libres dibujaba chicas monstruo hermosas y me las ponía de fondo de escritorio, así nacieron las ilustraciones de Astilla la diablesa y de la sirena (apodada Marina en su boceto, antes de que decidiera más adelante que las sirenas no tienen nombre). Pero yo siempre había tenido un problema con mis horarios de sueño, soy incapaz de mantenerme despierto en un horario regular (desde siempre, incluso mi infancia) así que muchas veces estaba durmiendo en medio de la clase, y otras veces me quedaba dormido en casa. Resultaba obvio que para mí iba a resultar imposible tener un trabajo corriente que siguiera un horario, y de hecho hasta me quitaron la evaluación continua de las clases por falta de asistencia (lo que me obligaba a presentarme a un inmenso e inabarcable examen final acerca de todo el curso). Total, que me propuse dejar los estudios para empezar a escribir más de seguido, seguir mis propios horarios, y labrarme un futuro a mi manera. Así que me puse a escribir una historia sobre estas chicas monstruo que había estado dibujando. Existían algunas notas y un primer capítulo para Soy Un Monstruo, sin embargo era algo completamente diferente a lo que encontramos en el libro final. Una fantasía medieval al uso con la princesa Susanna de Los Palacios Blancos como protagonista, en un viaje que la transformaría en una no-muerta a mitad de la obra, y que finalizaría con una gran guerra contra su propia hermana, la cual se revelaría como una poderosa liche (siendo que la nigromancia es un sinónimo de esclavitud para un no muerto). Todo esto estaba ubicado en el mismo universo de fantasía medieval que uso para dirigir partidas de rol con mi manual propio, y Los Palacios Blancos es el reino que los humanos tienen dentro del infierno, humanos de ojos rojos y a menudo cabellos rojizos que habitan en el mismísimo abismo y que a menudo son considerados demonios también por aquellos humanos que viven en la superficie. Así que ya teníamos elementos que veríamos después en Soy Un Monstruo, pero era algo muy diferente. Aquella idea la descarté casi por completo. En su lugar una escena diferente no paraba de invadir mi mente cada vez que escuchaba una canción impactante. Veréis, mi cabeza siempre ha tenido facilidad para dejarse llevar por las emociones, especialmente mediante la música, siguiendo la misma estela que esos vídeos normalmente llamados AMV (Anime Music Video) que consisten en coger las escenas más épicas o emotivas de una obra anime y montar un vídeo musical con una canción que retumbe al ritmo de lo que estás viendo. Es como si te estuvieran inyectando sensaciones directamente en el cerebro, así son los AMV. Y en mi cabeza cuando escucho música, casi siempre me vienen a la mente inmediatamente las escenas de mis propias creaciones, y es curioso por que esto ha influenciado en la manera en que yo diseño los capítulos, para tratar que cada uno funciones como un AMV en sí mismo, una sacudida emocional, como descargar sentimientos directamente en tu cerebro, así aspiro yo a que sea mi literatura. Y aquella escena que no paraba de repetirse en mi cabeza era un concierto, el concierto más extraño que jamás se hubiese visto, tan poderoso e impresionante, lleno de lágrimas y sonrisas. Aquel era el Concierto por una Niña Muerta. Inmediatamente supe que tenía que escribir un libro cuya única finalidad fuese conducir hasta ese momento, supe que no bastaba con que fuese un relato porque eso no haría justicia a lo inmenso que era aquello, algo tan alucinante que se desbordaba desde mi mente, que debía desbordarse de la misma manera desde el libro hacia la realidad del lector que lo sostiene. No se trataba de romper la cuarta pared para llegar hasta la mesa en que el libro reposaba, debía taladrar la misma realidad a la fuerza hasta hacerse un hueco dentro de las emociones humanas. Por supuesto, eso solo fue el principio. De la misma manera que no me atrevía a escribir “Soy El Destino” sin algo de práctica primero, tampoco me atrevía a escribir “Concierto por una Niña Muerta” sin algo de calentamiento, así nació “Historia de una Chica sin Brazos” lo que nos da el conjunto final de lo que sería “Soy Un Monstruo”. Y yo siempre pensé que como iba a escribir varias obras a lo largo de mi vida, tampoco sería el fin del mundo si Soy Un Monstruo no gustaba a nadie, si no se publicaba, si solo era un calentamiento para “Soy El Destino”. Pero creo que las cosas salieron de un modo totalmente diferente al que esperaba, que Soy Un Monstruo es mucho más grande de lo que había pretendido en un primer momento. Creo que el concierto de Ana la zombi también ha llegado hasta mí, y que esta obra está destinada a ser inmortal, puede que incluso lo mejor que vaya a escribir nunca en mi puñetera vida. “Soy Un Monstruo” se convirtió al momento en mi libro favorito de todos los tiempos, no como autor, si no también como espectador. No estaría bien que dejase este punto sin hablar de lo que me llevó a escribir en ese estilo tan característico que roza la prosa poética y que nos trae un narrador personaje omnisciente sin miedo a opinar, adornar (o incluso modificar) la realidad a su antojo para hacerla más espectacular. Lo voy a decir simple y llanamente. El día que yo vi el anime Tengen Toppa Gurren Lagann, mi vida cambió. Evolucioné como persona, evolucionó la manera en que sentía las cosas, mi filosofía de vida, mi actitud. Esa serie me cambió por completo y es una inspiración directa para todo lo que hago en la vida, no solo cada obra, no solo cada gesto, no solo cada palabra. ¡Cada Pensamiento!. Más adelante me toparía con proyectos similares en otros medios. El videojuego Asura's Wrath, los cómics y la película de Scott Pilgrim. ¡La música!, y sin embargo no era capaz de encontrar un solo libro que hiciera eso mismo, un libro que no se centrase solo en contar una historia si no también en hacerte sentir cosas a través de su forma y no solo de su contenido. Hacia tiempo ya que no leía nada, lo admito, por que todo me aburría, todo me parecía igual, todos los libros perdían su valor una vez terminabas su historia. Y yo que había visto Tengen Toppa Gurren Lagann 15 veces, que había completado el juego de Asura's Wrath 12 veces, que había leído los cómics y visto la película de Scott Pilgrim 10 veces. Que cuando no me apetecía volver a disfrutar de la experiencia entera aún así buscaba en youtube los vídeos que resumieran las mejores escenas, que me hicieran revivir las mejores partes. Yo que era capaz de escuchar la misma canción en bucle durante 8 horas seguidas sin cambiarla. Yo quise crear un libro que consiguiera esa misma sensación, esa misma emoción, un libro en que pudieras volver a leer el capítulo que acabas de terminar en vez de pasar al siguiente, un libro en el que tras una escena intensa la adrenalina fuese tal en tu cuerpo que decidieras levantarte y dar vueltas para poder desahogarte, un libro que hiciera las lágrimas brotar y los puños cerrarse, un libro que provocase la tensión involuntaria de los músculos del cuerpo, un libro que ardiese, un libro al que volvieses, un libro que puedas abrir solo para leer tu capítulo favorito sin importar que ya sepas la historia, cual canción que sabes de memoria y no por ello te privas de volverla a escuchar. Así que cree Soy Un Monstruo, y admito que ya lo he leído tantas veces por deleite propio, como cualquiera de las otras obras que he mencionado. Me gusta pensar que es como música confeccionada con tinta en lugar de con sonido. Y no me refiero a escribir música, me refiero a tocarla directamente con palabras, es una melodía que fluye directamente hasta la mente. ¡Es el concierto con el que yo tantas veces había soñado! 

· ¿Qué se va a encontrar el lector en Soy un monstruo. Historia de una chica sin brazos y Concierto por una niña muerta

Concierto por una niña muerta. (Ángel Narváez Sánchez)
Concierto por una niña muerta.
(Ángel Narváez Sánchez)
En primer lugar, el lector se va a encontrar dos historias considerablemente diferentes aún cuando son continuación directa la una de la otra, esto es porque el tema principal de cada una se basa en el conflicto entre dos emociones distintas. La primera es Historia de una Chica sin Brazos, y es un relato romántico de fantasía oscura que nos narra un conflicto entre el amor y el remordimiento, es decir, es la batalla personal de esta chica entre la felicidad que siente por un amor recién descubierto, y la tristeza que siente por los remordimientos de lo que ella misma es, lo que se ve obligada a hacer para sobrevivir en ese mundo de monstruos. Aunque la novela tiene fuertes componentes de acción, veremos que el conflicto principal es el de ella luchando contra sí misma, contra sus propios sentimientos, y como a cada paso unos y otros van cobrando fuerza, hasta desembocar en un desenlace espectacular. La segunda historia es Concierto por una Niña Muerta, nos encontramos un relato mucho más centrado en la acción con elementos fantásticos menos oscuros y más vibrantes, en lugar de sorprender al lector con la crudeza que yace oculta dentro de lo maravilloso como ocurría en la primera parte, aquí el lector será sorprendido por la belleza y la calidez que se esconde dentro de lo que inicialmente pareciera macabro, y las emociones que entrarán en conflicto aquí serán la ilusión contra el resentimiento, es decir, la intención de dejarse llevar por ese maravilloso mundo tan gentil y extraordinario, y de perdonar a aquellos que nos hicieron daño, se enfrentará a la sensación de quemazón producida por la ira, la tristeza, el miedo, la venganza contra aquellos que nos arrebataron las cosas que más queríamos. De nuevo veremos como estas emociones luchan entre sí a lo largo de la novela hasta desembocar en un final explosivo, un torrente desbordante de sentimientos. Contamos con una ambientación que nos presenta la belleza dentro de lo macabro muy al estilo de piezas ya conocidas como las afamadas películas de Tim Burton “Pesadilla antes de navidad” o “La novia cadáver”, conflictos emocionales con experiencias de crecimiento personal y planteamientos filosóficos que rozan el concepto de lo metafísico de manera similar al anime “Tengen Toppa Gurren Lagann”, con escenas de acción devastadoras, desgarradoras, repletas de violencia creativa y a una escala que resulta difícilmente imaginable, lo que bebe del planteamiento estratégico del género de anime shonen a la vez que de la impresionante espectacularidad del videojuego Asura's Wrath. Sin duda me gusta decir que soy todo lo que he visto, todo lo que he oído, todo lo que he disfrutado, y que eso se refleja en mi novela. Quizá lo más correcto sería decir que esta es una colección de dos novelas ligeras y no una sola, ya que a los amantes de lo romántico les encantará la primera pero se sentirán algo decepcionados con la segunda, mientras que aquellos que no disfrutan de planteamientos empalagosos pueden encontrar molesto atravesar el primer arco argumental para llegar a la parte que se ajusta más a sus expectativas. Pero entre otras cosas estoy aquí para destruir todo lo que tenías por seguro en la vida y demostrarte que lo imposible es posible, ya hemos hablado de como mi novela basa su forma en la de un disco de música, y no se trata de que todas las canciones del disco sean perfectamente impecables, si no de que cada persona conecte a nivel emocional al menos con uno de los capítulos. En un mundo en el que cada vez se tiende más al cantidad = calidad, siento decepcionarte, pero la mía es una historia corta en la que la calidad es calidad en sí misma. Nadie pensaría que una canción es mejor por durar 30 minutos en vez de 5, y así son mis capítulos, así es mi obra, lo suficientemente concisa para que sus emociones puedan penetrar en la mente y anidar allí, lo suficientemente pegadiza para que puedas aprenderla de memoria y tararearla mientras paseas por la vida. 

· ¿En qué género clasificarías tu novela? 

Empezaré diciendo lo más obvio: No tengo ni idea. 

Mi obra es una fantasía oscura romántica de acción shonen filosófica de autoayuda con estética erótica escrita en prosa poética con elementos de gore. ¿Es eso bueno? Probablemente no. Abarcar tantas cosas hace que sea más adecuada para un público variado, ya que no importará si lo que le gusta al lector es la fantasía oscura, el romance, la acción o el erotismo, va a encontrar elementos de su agrado dentro de mi novela. Pero también va a decepcionar a mucha gente, especialmente a aquellas personas que tienden a traer ideas preconcebidas o a tener fuertes expectativas. Mi novela va a coger esas expectativas, esa confianza, la va a destrozar, va a abofetear al lector en su cara y le va a gritar ¡Despierta, la vida es así de increíble!. Mi novela va a enseñar a pensar a la gente, pero hay mucha gente que no busca pensar cuando coge un libro, hay gente que lo que busca es evadirse, y esa gente puede sentirse decepcionada con mi creación, ya sea porque se niegan a pensar y por lo tanto cierran el libro sin haberlo entendido o porque no les gusta esa nueva realidad que han aprendido a través de estas páginas. Mi novela es como una persona, es como yo mismo. ¿En que género clasificarías a una persona? Eso es imposible, incluso si tu vida está fuertemente definida por el romance, el erotismo o la filosofía. ¿Te atreverías a etiquetar tu vida como tal? Cuando yo y mis amistades veíamos por primera vez el anime Tengen Toppa Gurren Lagann solíamos bromear diciendo que su género era el del “Epicismo” porque es esta mezcla extraña de acción, filosofía, autoayuda, y sentimientos siendo bombeados directamente hacia tu mente. Así que creo que no me queda más remedio que admitirlo, mi novela es del género “Epicismo” 

· ¿Cómo ha sido el proceso de creación de personajes? ¿Qué tienen de Ángel Narváez? 


Otro tema para escribir un libro en sí mismo, intentaré ser breve (y como siempre, no lo lograré). Todos los personajes en Soy Un Monstruo son una pequeña parte de mí, todos y cada uno son un elemento de mi psique aislado y convertido en su propio personaje. Contamos con una obra con apenas un puñado de personajes en la que todos ellos son una idea aumentada al máximo (o en el caso de las dos protagonistas, más que una sola idea, varias ideas aumentadas al máximo y entrando en conflicto) ¿Veis la manera en la que hablo de mi novela, cómo es una obra espectacular que sacudirá los mismísimos cimientos de la tierra? Ese es el amor de Ceniza en Historia de una Chica sin Brazos, esa es la ilusión de Ana en Concierto por una Niña Muerta. ¿Veis la manera en la que hablo de mi novela, cómo es una obra insignificante que decepcionará a muchos y será malinterpretada por otros tantos? Ese es el remordimiento de Ceniza en Historia de una Chica sin Brazos, ese es el resentimiento de Ana en Concierto por una Niña Muerta. Mis personajes siempre son tan poderoso que pueden cambiar el mundo con tan solo proponérselo, con tan solo actuar. Mis personajes siempre son tan frágiles que una simple duda puede sembrar el caos en sus mentes y hacer que rompan en llantos y lágrimas. Como los seres humanos, como las personas de verdad, como yo, fuertes pero frágiles, con defectos obvios que saltan a la vista pero también una pasión y una belleza ilimitadas, infinitas, inmedibles. Encontramos además personajes secundarios con papeles menores como Astilla la diablesa, Sofía la cazadora o Hades el espadachín. Algunos personajes, como Sofía, los inventé sobre la marcha, justo cuando llegué al capítulo en que ella aparece (que no iba a existir en un principio) se me ocurrió su idea de personaje, e inmediatamente la escribí allí con esa idea. Ha acabado convirtiéndose en el personaje favorito de mis lectores beta, precisamente por que es un personaje modesto en el que su trasfondo no está detallado, si no que juega con la idea de estimular la mente del lector para que rellene los huecos creando su propia idealización del concepto de la cazadora. Otros, como Astilla o la sirena, están inspirados en ilustraciones de corte erótico que ya tenía de antes, estas representaban mi ideal de belleza femenina, uno que está bastante atacado por la sociedad, ya que consiste en mujeres bajitas y menudas, extremadamente delgadas y sin pecho, así que muchas veces cuando aparece una mujer así representada en arte, no importa que sea una persona sana, y no importa que sea una persona adulta, siempre se lo suele acusar de fomentar la anorexia o la pederastia, lo que me parece una falta de respeto enorme a todas las mujeres que de verdad tienen dicha complexión natural y que también deberían tener su representación justa en el arte, su posibilidad de sentirse hermosas a los ojos de los demás. Soy Un Monstruo tiene un capítulo exclusivo dedicado a la belleza de todas las personas y de como todos los seres humanos somo hermosos a nuestra manera (de hecho esto se representa mediante la familia de Astilla, siendo que todas sus hermanas y su madre son diablesas de la tentación, y cada una representa un arquetipo radicalmente diferente de atractivo). Hay otra anécdota curiosa sobre Astilla y es que llegado el punto en que ella iba a aparecer en la obra, este personaje aparecía emparejado con otro personaje femenino, así que yo tenía en mente “Tengo que diseñar a un personaje como Astilla pero que sea hombre” y cuando llegué a ese capítulo, tal como lo alcancé pensé “Qué tontería, que sea Astilla tal y como es, que sea una chica” y así fue como este personaje pasó a ser lesbiana, mientras que el que era su pareja pasaba a ser bisexual, y de repente tenía personajes heterosexuales, homosexuales, bisexuales e incluso transexuales en mi obra (ya que una de sus hermanas es transexual). 
Sofia. (Ángel Narváez Sánchez)
Sofia. (Ángel Narváez Sánchez)
El otro personaje que ya existía de una ilustración anteriormente es la sirena, y lo introduje tal y como estaba, aunque en la novela la sirena no tiene nombre, al vivir como un animal introduje aquello como parte de su cultura, pero la ilustración original se llamaba “Marina”. Luego está Ana, que ya he explicado que existió como una suerte de princesa medieval antes de que esa idea fuese descartada para convertirse en la chica zombi que acabaría figurando en la obra final (inspirado por su concierto final que da vida a toda la obra). Ceniza la chica sin brazos que estuvo a punto de ser una vampiresa, pero eso me parecía hacer trampas, ya que de ser una vampiresa podría probablemente alimentarse de sangre de manera cuidadosa sin hacer daño a lo demás, así que su concepto evolucionó al de una parca, un ser que estaría obligado a llevarse el alma de sus víctimas, a matarlas y no dejar nada detrás, para complementar su historia sobre remordimientos. Y aunque os hable de todo esto, debéis saber que cada criatura cuenta con cualidades especiales, espectaculares, originales. ¡No podéis ni imaginar lo que se avecina! Aquí no veréis los tópicos que ya tenéis manidos de otras obras, aquí esos tópicos son meras anécdotas, huevos de pascua escondidos para deleite de los fanáticos, entre el torrente de espectacularidad y poderes originales que estos seres blandirán ante vuestros ávidos ojos lectores. Como dato curioso, en la sinopsis de la contraportada (si acaba siendo posible como yo la he diseñado) se citan todos los personajes de la obra desde un comienzo. Esta es una de esas historias de caminos que se cruzan, que influyen en los demás de manera superficial, pero que en su conjunto acaban modificando el desenlace de los acontecimientos de manera espectacular. ¡Es como la vida misma! Todos los personajes se basan en sentimientos que yo mismo he experimentado alguna vez, esto es más obvio en algunos como Maivan, el Barón Lunar o Ana, que representan mi rama artística y mi ilusión, pero también están Érik, Astilla y Ceniza que encarnan bastante bien la manera en que yo experimento y siento el amor (o al menos lo hacía cuando era más joven y tenía su edad). Aunque parezca increíble, la parte más realista de Soy Un Monstruo es el desamor de Astilla, que está directamente inspirado en las vivencias que yo tuve con mi última pareja hace nueve años (si que hace de aquello eh, ojalá que ella haya conseguido ser feliz de una maldita vez ._.). Seguramente los personajes menos trabajados en mi obra son los villanos ya que se basan en la confusión y en ser víctimas del propio mundo que los rodea. Pero es que los villanos principales de esta obra no son esas personas que veis ahí confusas intentando dar sentido a su existencia y sus capacidades. ¡Los villanos de esta obra son los sentimientos de las protagonistas, a los que deben hacer frente! Porque esos son también nuestros villanos en la vida real, en el día a día, porque somos personas. 

· ¿Cómo es el mundo que has creado para tu historia? 

He imaginado un mundo. (Ángel Narváez Sánchez)
He imaginado un mundo. (Ángel Narváez Sánchez)
Esto es complicado, empezaré por algo que pienso es muy importante dejar claro. Mi novela no se basa en el worldbuilding, si lo que te gusta de un universo fantástico es la construcción del mundo, mi novela no te va a gustar. Los personajes son el centro de atención, mientras que elementos como los lugares o la sociedad dentro de la que se mueven pasan a un segundo plano. Los actos de los personajes definen la realidad que estás explorando, y cuando acabe la novela sabrás aún muy poco del mundo en el que estos habitaban. Intentaré expresarlo de otro modo. ¿Escucharías una canción por el mundo en que esta se desarrolla? Probablemente no, ya que una canción se centra mucho más en las emociones que vas a sentir, en el ritmo, en tu cuerpo y tu mente reaccionando a los estímulos. Así es Soy Un Monstruo. Esto no significa que no se nos plantee un mundo original e interesante. Te adentraras en este lugar tan maravilloso como aterrador, contemplaras la belleza dentro de lo macabro. En el fondo apenas conocerás los detalles de este extraño universo sobrenatural, lo que te hará empatizar con Érik el humano y su ignorancia durante la primera mitad de la obra, así como con Ana la recién fallecida y alzada como zombi en la segunda mitad. Cuando descubras algo nuevo de este mundo nunca será como abrir un cajón que has estado viendo cerrado durante la historia y que alberga respuestas en su interior, al contrario, será como haber estado viviendo dentro de un cajón y abrir de repente una puerta hacia lo que hay en el exterior, un camino que se abre en abanico y nunca termina de cerrarse. El mundo está construido para estimular tu mente, para dejarte fantasear con lo que habrá más allá, con lo que significaba aquel nombre, con la manera en que funcionaba aquel artefacto, mientras la historia continúa con el viaje emocional de los personajes sin detenerse, sin darle importancia. Como ya dije, esta es una obra que te hará pensar, y cada vez que la leas veras nuevas cosas que antes no viste, cosas que ni tan siquiera están escritas, cosas que conectas tú mismo dentro de tu mente. Y al final seguirás sintiendo que este universo alberga tantos secretos que es infinito, ilimitado, que todo tiene cabida en él. Cuando explicas del todo algo sobrenatural, pasa a ser simplemente “natural”, aquí encontraras una ficción sobrenatural pura que te hará dudar de ti mismo y de aquello en lo que crees. Creo que lo resumiré diciendo ¡Este mundo no es ciencia, es poesía! 

· ¿Cuánto tiempo y trabajo hay detrás de esta novela? 

Creo que la única manera de cuantificar esto sería decir: Toda una vida. 

Incluso eso sería incorrecto, ya que este libro está basado en todo lo que soy, y todo lo que soy está basado en todo lo que he visto, lo que he oído, lo que se me ha enseñado, lo que he pensado, lo que he debatido, lo que he presenciado. No una vida sino muchas, infinitas, que han convergido en convertirme en lo que soy, y así, han convergido también en la existencia de Soy Un Monstruo tal y como ha acabado siendo. ¿Cómo lo cuantificarías? ¿Cogerías las horas que has estado escribiendo en el ordenador? ¿Y las que has estado pensando en las escenas sin escribirlas? ¿Y las que has estado anotando detalles y confeccionando borradores que luego no usarías? ¿Y aquellos trabajos que existieron antes que Soy Un Monstruo pero que no vieron la luz antes que este, y que me sirvieron para desarrollar mi propio estilo literario? ¿Incluimos eso también? ¿Pero qué pasa si mi estilo literario está influenciado por mi desarrollo personal y filosófico? ¿Incluimos todo el tiempo que he pasado viendo anime? ¿Y todo el tiempo que he pasado jugando videojuegos? ¿Incluimos todo el tiempo que he pasado amando a mi pareja cuando la he tenido? ¿Y todo el tiempo que he pasado escuchando canciones mientras las escenas de la obra se repetían, perfilaban y afilaban una y otra vez en mi cabeza antes de decidirme a plasmarlas en el papel? ¿Incluimos las más de diez revisiones de ortografía y de forma que le hice? ¿Incluimos las numerosas ilustraciones que forman parte de la obra, esas que en ocasiones tardé más de tres días en terminar cada una por separado? No sería justo ni realista quitar nada de lo que ha dado vida a la obra, derrotaría el propósito de esta pregunta, el propósito de responderla con sinceridad. Y todo esto es también el mensaje final de la obra, todo esto es el capítulo final, este mensaje, estas palabras. ¡Todo esto es el concierto por una niña muerta! Mi archivo más antiguo sobre Soy Un Monstruo data de 2012, eso son siete años, cuando yo tenía 20 años, lo que me cuadra bastante con el esquema de tiempo que conservo en mi cabeza. Pero Soy Un Monstruo se basa en las emociones de sus personajes, emociones que yo ya había empezado a sentir mucho antes, emociones que me han acompañado y han ido evolucionado durante toda mi vida, todos estamos llenos de emociones, todos estamos llenos de arte, todos estamos llenos de libros, y aquello que consideramos sobrenatural palidece ante la realidad, pues no es más que la representación metafórica de nuestros propios sentimientos, así como el miedo a la muerte puede ser una parca, y el miedo a la vida puede ser una zombi. Así como el amor desmedido y pasional puede ser una diablesa, y como la esperanza de lo bello pero desconocido puede ser una sirena. ¿Cuanto tiempo y trabajo hay detrás de esta novela? Puede que toda la historia de la humanidad y de los seres vivos desde el primer momento en que uno de ellos sintiese placer al alimentarse o miedo al ser consumido, puede que todo ello si nos ponemos a analizarlo meticulosamente. Y en teoría, si abres tú mente, mi novela te enseñará a pensar así acerca de esta y algunas otras cosas que creías disparatadas. 

· ¿Qué situaciones o hechos te motivan a escribir? 

Por suerte esta es sencillita, ya que prácticamente la he respondido dentro de las otras. Desde mi incapacidad para mantenerme despierto en un horario regular, hasta la manera en que desde niño yo era el creador de historias, el creador de mundos, cuando jugaba con mis amigos a los muñecos en el suelo de mi cuarto, cuando pasaba días y noches enteras preparando la próxima aventura que les haría vivir, las sensaciones que les haría experimentar, los sentimientos que infundiría dentro de sus mentes. Siempre quise plasmar lo que tenía dentro. Ahora bien, si hablamos estrictamente de que situaciones y hechos me motivan a escribir de la manera en que lo hago, ahí empezaríamos a hablar de como diversas obras no literarias me entregaban aquello que yo deseaba y me hacían disfrutar como ninguna otra cosa (anime de Tengen Toppa Gurren Lagann, juego de Asura's Wrath, cómic y película de Scott Pilgrim, y en general la música como conjunto). Pero en cuestión de obras escritas, no existía nada con esa intensidad, nada con ese trabajo, nada que ofreciera una experiencia más allá de la historia que trataba de contar, nada que mereciera la pena revisitar y volver a leer, nada que mereciera la pena volver a sentir debido a su forma, a su ritmo, a su pasión, más allá de los giros de argumento que ya conociese. Y pronto toda la literatura me empezó a parecer igual, y pronto abandoné la lectura y casi dejé de leer. Así que me propuse crearlo yo, romper con todos los moldes, si tal producto no existía yo lo confeccionaría. No creo que todos los escritores puedan decir “He creado mi libro favorito de todos los tiempo”, ni siquiera sé si está bien o mal que proclame tal cosa, ya que casi cualquier escritor te dirá “Me inspiré en tal persona porque su obra me apasiona y ese otro es mi libro favorito de todos los tiempos” pero yo no, no al menos acerca de una obra escrita. Reconozco que eso me aterra, no se si hay un lugar en el mundo para mí, o si soy un monstruo tan discordante que acabaré ahogándome en mi propia amargura. Y de nuevo, esto nos lleva a la obra de Soy Un Monstruo, como las emociones que la conforman resuenan con eco infinito a mi alrededor incluso ahora. En cierta manera es más que un libro, es lo que nos rodea, lo que nos acompaña a todas horas, es como funcionan las personas, es la vida. Así que... ¿Qué será ahora? ¿Ganará el amor o triunfará el remordimiento? ¿Se alzará la ilusión con la victoria, o será estrangulada por el resentimiento? Será mi concierto tan espectacular como el de Ana en el capítulo final, o tan triste como cualquiera de los accidentados baches que estos monstruos encuentran en su desdichado camino. Solo el tiempo lo dirá. ¡Pero yo no voy a rendirme!
Share:

Óscar Encarnación: "Escribo para emocionar, para sorprender y en mi obra está muy presente el amor, el destino, la fe y fundamentalmente las buenas personas con mayúsculas"


Ediciones Atlantis presenta este viernes en Madrid 'En solo unas palabras', un libro de relatos escrito por el autor madrileño Óscar Encarnación con el que lector podrá experimentar diferentes sentimientos y emociones que conseguirán sorprenderle.

¿En que están inspirados tus relatos? 
Es evidente que la imaginación es una de mis señas de identidad, pero en ningún caso mis libros son de ficción. La propia vida, la cotidianeidad de la misma, hace que surjan historias, muchas veces simples. Me gusta partir de una idea y de ahí crear un relato que tenga vida propia, y para mí no hay relato sin emoción e historia sin sorpresa y eso me parece maravilloso. Creo que los escritores somos unos privilegiados porque todo aquello que deseamos, sentimos o imaginamos podemos plasmarlo en una hoja 

¿Qué hay de Óscar Encarnación en el protagonista de tus historias? 
Hay mucho y poco a la vez. No son relatos autobiográficos por supuesto, pero sin duda que están basados, en su mayoría, en experiencias vividas, aunque el resultado final poco o nada tiene que ver con la idea inicial y eso es algo que me parece mágico, poder ir creando una historia de una idea. Dicho esto, me hubiese gustado ser el protagonista de algunas de mis historias (no de todas, claro, por razones obvias que podéis descubrir en el libro) 

¿Qué se va a encontrar el lector en ‘En solo unas palabras? 
Las personas que ya han podido leer todo o en parte mi libro, bien es cierto que han resaltado que se trata de un libro ameno, divertido e incluso algunos lo han tachado de casi adictivo al no poder dejar de leer cada uno de los relatos que contiene. Está escrito con un lenguaje sencillo lo que invita a que lo pueda leer cualquier persona y por supuesto tiene una de mis señas de identidad, que en mi libro anterior ya quedaron reflejadas, y es el pretender mantener la tensión del lector hasta el final, algo que consigo, o intento al menos, llevándole por un camino diferente al que espera y sorprendiéndole finalmente. Escribo para emocionar, para sorprender y en mi obra está muy presente el amor, el destino, la fe y fundamentalmente las buenas personas con mayúsculas. Yo , para animar a la lectura del libro, suelo preguntar: ¿no te gustaría por un momento volar como un águila real, encontrarte a la dama de blanco en aquella curva de una carretera sinuosa de montaña, hacer revivir un cuadro en un viejo museo , luchar contra tu destino o poder dar la vida a un ser querido? 

Escribir para ti es, ¿pasión o necesidad? 
Desde pequeño siempre me ha gustado escribir. Cogía una hoja y la rellenaba con alguna historia pasada, veía un partido y me gustaba relatar la crónica del mismo e incluso a una película vista o libro leído lo solía acompañar con una crítica. Me daba cuenta que mi capacidad de convicción, de transmitir y de provocar sentimientos era mayor con la escritura que con la palabra, por lo que era una necesidad, pero esa necesidad se fue convirtiendo en pasión, placer, alegría, calma, satisfacción y hobby. Aunque parezca una tontería, el solo hecho de crear un relato, de concluirlo y de que, a quien lo lea, le provoque un estado emocional (alegría, tristeza, sorpresa, etc.), para mí tiene más valor que el propio éxito de ventas futuro del libro. 

¿Qué sentimiento te es más difícil de transmitir en un libro? 
No pretendo pecar de arrogancia, pero si hay algo que caracteriza mi escritura, es que soy capaz de provocar, de transmitir emociones, sentimientos. Unas veces pudieran ser de tristeza, otras de alegría, hay veces que imagino una sonrisa y en ocasiones alguna lágrima. Lo único que echo en falta es poder ver la reacción de la gente al leer mi libro y cómo no la propia mía al escribirlo. 

Espero y deseo que el único sentimiento que no pueda transmitir en este libro sea el del …ABURRIMIENTO )JJ 

¿Tienes alguna obra o autor de referencia? 
Admiro a casi todos los escritores por su ortodoxia a la hora de escribir, de relatar, por el adecuado empleo del lenguaje y la facultad de poder crear algo tan difícil como un libro. Aprovecho a picotear un poco de todos para ir mejorando en mi escritura, tampoco dejo de lado la radio, la tv, la prensa, y por supuesto también es una referencia el día a día, desde que salgo a la calle hasta que vuelvo a casa, las charlas, los comentarios que escucho e intuyo y que me valen para dar forma a algún nuevo relato. 

Lo último que he leído y que me ha cautivado es “La casa entre los cactus” de Paul Pen y “La mano invisible” de Mario Meroño, lecturas que recomiendo por su crudeza, realismo e intensidad.


Share:

Eugenio Rey, autor de La verdad está en el interior: "Lo más complicado es buscar el equilibrio perfecto entre contar demasiado y contar demasiado poco"

Ediciones Atlantis publica 'La verdad está en el interior', una novela policiaca escrita por el autor Eugenio Rey que destaca por su gran calidad de ejecución, en un estilo sobrio pero altamente expeditivo. Una obra breve altamente interesante, no solamente por su trama, sino por el trasfondo personal que empapa todo el libro.

¿Qué te impulsa a escribir?
Yo creo que, como todo en la vida, el amor. El amor a mis padres, me impulsó a que les regalase mi primera creación: Lib…, un libro único, ilustrado por 200 ilustradores altruistas, que narra sus vidas y que les entregué en sus bodas de oro en el 2007. Luego, de ese amor, surgieron otros amores. El amor a la literatura hizo que, tras años y años devorando historias, me sentara, al fin, para disfrutar también escribiéndolas. El amor a mis hijos, que hizo que les escribiera cuentos cuando eran niños y en los que participaban ellos también. El amor propio (¿por qué no?), que me empujó a que me probara en el difícil ruedo de los premios literarios. Y, por último, el más importante de todos: el amor a Dios que, tras mi conversión profunda en el 2012, me empuja día a día exprimir al máximo los dones que Él me ha regalado, entre los que creo haber descubierto el de contar historias, unas reales y otras inventadas.

¿Cómo ha sido el proceso creativo de esta novela? ¿Hay alguna parte que te haya costado más o algún momento en el que sentiste que estabas estancado?
La idea germinal surgió de un pequeño boceto de guión que mi hijo Miguel Ángel escribió con la idea casi imposible de llevarlo algún día al cine. Me gustó mucho y, poco a poco, basándome en ese boceto de guión, fueron surgiendo los personajes y la trama. El proceso de mi escritura consiste en escribir, leer lo escrito, suprimir, volver a escribir, volver a suprimir lo que no me gusta… y así, una y otra vez. Intento que cada personaje hable y actúe de forma diferente para conseguir dotarles de la máxima “realidad” posible. Respecto a la trama, lo más complicado en este tipo de novela corta, al menos para mí, es buscar el equilibrio perfecto entre contar demasiado y contar demasiado poco. Hay que conseguir que el lector medio entienda todo con las mínimas palabras posibles pero, al mismo tiempo, hacer que se esfuerce un poco ligando unas cosas con otras. Eso fue lo más difícil y ahí es donde necesité de un buen lector ajeno a ti para cambiar lo que haya que cambiar y suprimir lo que haya que suprimir. Y en esa tarea me ayudó mucho mi esposa Marisa.  

La verdad está en el interior es una novela policíaca… ¿Qué la hace diferente al resto?
Creo que el sentido del humor de la pareja protagonista, aunque también otros personajes aportan bastante humor. Luego, el peso del pasado está presente en cada momento, valga el juego de palabras. También me parece original que uno de los personajes sea una nana y que esa nana se vista de gala al final de la novela. Por último, la importancia de los objetos en la novela. La cruz de Jack, el pen-drive del periodista, el reloj de bolsillo del padre de Ramírez y, por supuesto, los chupa-chups de Niño y Cayla, a su manera, son personajes fundamentales de la novela. También destacaría los constantes guiños al cine que hacen los personajes, sobre todo Niño.   

¿Tienes alguna manía a la hora de trabajar?
Más que manía, suelo arroparme con el silencio para poder escribir. El silencio ayuda mucho para poder escuchar las voces propias de los personajes. Otra “manía” es que releo constantemente lo que escribo y aplico bastante la tijera.

¿Qué libro has leído, releído y sin duda, volverás a leer?
Libro divino: la Sagrada Biblia, por supuesto, es un pozo inagotable de sabiduría para el no creyente y la Palabra de Dios para el creyente, como yo. Respecto a los libros humanos, ocupa un lugar único el Quijote. A bastante distancia de él, clásicos como Los miserables, El conde de Montecristo y Fortunata y Jacinta. Luego, algo más lejos: El Señor de los anillos, It, Crónicas del Señor de la guerra, Ni un pelo de tonto… Y, por supuesto, algunos cuentos como La noche boca arriba o La estrella sobre el bosque. 

¿Estás escribiendo ahora algo o tienes algún libro en mente?
Ahora mismo estoy con una novela corta titulada “El suicida compulsivo” perteneciente al género de humor negro. Llevo escrito la tercera parte y no sé si se quedará en relato o crecerá hasta novela corta. Dios dirá... Luego, tengo en proyecto una colección de relatos cortos costumbristas, “extraídos” de Lib…, el libro que regalé a mis padres para sus bodas de oro. También tengo casi terminado una especie de divertimento titulado “Humorario, genierías y chorradas”. Y, en pañales, un homenaje al cine con un análisis cristiano de unas 200 películas, más o menos. También me gustaría narrar otra “aventura” policíaca de la pareja que forman Ramírez y Niño porque me da la impresión que no han dicho su última palabra. Y, por último, tengo 2 proyectos más (pero eso ya son palabras mayores) que, si Dios quiere, saldrán a la luz a finales de esta década o a principios de la siguiente. De momento, solo están en mi corazón.

Share:

Gonzalo Herrero González, autor de 'Los archivos de Ehra': "La ciencia ficción siempre ha sido para mí una escapatoria a mis propios sueños"

Ediciones Atlantis presenta este viernes en Madrid, 'Los archivos de Ehra', una novela fantástica escrita por el joven autor madrileño, Gonzalo Herrero González.

• ¿Cómo surgió la idea para escribir esta novela?
Surgió de una imagen. Salía de mi habitación y vi el póster promocional de un videojuego de temática fantástica: un demonio. Esa misma noche soñé con la imagen e imaginé a esa criatura sembrando el caos y a un héroe (en este caso heroína) que lo frenaba. De esta idea surgió la primera parte del libro.

• ¿Cómo ha sido ponerse en la piel del protagonista?
Ha sido emocionante. He madurado durante cuatro años junto a la protagonista y su forma de ser. Conforme iba aprendiendo cosas y viviendo experiencias, creo haberla dado parte de mi mismo en esos momentos. Diría que ha sido bonito crear una personalidad como la suya con la que me sentía entre amigos.

• ¿Quién crees que podrá disfrutar más de esta historia?
Todas las personas que disfruten de la fantasía y encuentren en ella una evasión de la realidad asfixiante. También creo que la disfrutarán especialmente aquellos y aquellas que les gusten los giros argumentales y, a ratos, la tragedia.

• ¿Cuál es tu género preferido a la hora de elegir lectura?
Me decanto especialmente por la ciencia ficción y la fantasía. Está última siempre ha sido para mí una escapatoria a mis propios sueños y a las cosas que me hacen feliz. Creo que es un género muy bonito y un perfecto reflejo de lo que anhelamos ser en realidad.

• ¿Hay alguna anécdota que te gustaría compartir con los lectores?
Recuerdo con humor una ocasión en la que tuve que cambiar el nombre a uno de los personajes porque se llamaba igual que otro del que yo desconocía su existencia. Fue divertido y a la vez difícil sentarme a pensar como llamarlo después de varios años conociéndolo por ese nombre.
Share:

Los autores de Ediciones Atlantis, Ruy Vega y Javier Addali, ponentes en CIFIMad

LOS AUTORES DE EDICIONES ATLANTIS, RUY VEGA Y JAVIER ADDALI, PONENTES EN CIFIMAD

EL 24 DE FEBRERO A LAS 11.00 HORAS

HOTEL LAS PROVINCIAS
(C/Zaragoza, 2)
FUENLABRADA (MADRID)
Los autores de Ediciones Atlantis, Ruy Vega y Javier Addali, accésit  y ganador respectivamente de la IX edición delos Premios Atlantis la Isla de las Letras en la categoría de ciencia ficción, han sido invitados por la organización de CIFIMAD para participar como ponentes en el décimo aniversario de esta convención, que reúne cada año a cientos de fans de la ciencia ficción.

CifiMad es una convención hecha por fans y para fans de la ciencia ficción que desde hace 10 años se reúnen en el Hotel Las provincias de Fuenlabrada con el objetivo de que los participantes disfruten de un fin de semana con gente que comparte sus mismas aficiones.
Entre los asistentes estrella de este año se encuentran:
  • Mike Edmonds, Logray en Star Wars Episodio VI.
  • Connor Trinneer, Trip Tucker en Star Trek Enterprise.
  • Roberto García,  Oslo en La Casa de Papel.
La apertura es el viernes 22 de febrero a las 16.00 horas, y no será hasta el domingo a las 11.00 horas cuando intervengan nuestros autores:

Ruy Vega (Proyecto dream, 2015 y La Señal, 2017). Presentará su última novela, La señal, en la que la muerte de Vicent Patinson, ingeniero de la NASA durante más de dos décadas, es el punto de partida de una historia en la que la posible recepción de una señal de origen extraterrestre destapa las inquietudes de todos nosotros. ¿Es real o todo es un montaje? ¿Hay algo detrás de ella que desconocemos? ¿Cómo reaccionarán los distintos países? ¿Se debería establecer contacto? ¿Hasta dónde llega la libertad de prensa para informar y hasta dónde el control de los gobiernos?
Bajo una historia de ficción la novela realiza una crítica y estudio de la sociedad en la que vivimos, de nuestras libertades y nuestros miedos, relatada de una manera original a través de correos electrónicos, noticias en prensa, diálogos y extractos de programas de radio y televisión, hace que el lector se sienta parte activa de la propia historia, dotándola del máximo realismo.
Javier Addali, acompañará a Ruy Vega y hablará también sobre su novela La revolución de los hombres huecos, publicada en 2017, que nos sitúa en un futuro no muy lejano, en el que la Civilización ha sobrevivido a la Gran Guerra. Se ha instituido bajo la forma de una descomunal macrociudad llamada Normalización, sometida a la tiranía de las Dos Estirpes (la familia de los Aletto y la de los Akronen). Una de las Normas a la que están sujetos todos los Ciudadanos, es el HappyBless: una delirante y superficial Red Social, en la que cada uno de ellos tiene que demostrar ser “el más feliz”. Los últimos clasificados (“Los Doce”) son castigados con el Borrado (una Muerte en Vida, en la que todo lo referente a ellos, se elimina para siempre). Jimmy2134 (el favorito a Campeón del HappyBless), esconde un peligroso secreto. Pero, al parecer, no es el único que quiere escapar a “Mundo Exterior”. Y la “Máquina de las Predicciones” del viejo Marius10, no tiene buenas noticias al respecto: la contrarreloj ha comenzado y a la ciudad no le queda mucho tiempo. Además, el tirano Darko Aletto (el Multivenerado As Supremo) y “el Escorpión” les acechan desde la sombra.
Es demasiado complicado dejar de ser un Hombre Hueco en Normalización… pero, ¿y si encuentras un artefacto del siglo XX que te da una pista de cómo escapar de la Cúpula?
Este es el horario:

Share:

Caty Erímola, autora de 'Bajo las gotas': La protagonista es "muy sentimental y profunda, que no esconde la tristeza que siente"

Ediciones Atlantis presenta este sábado en Madrid, 'Bajo las gotas', una novela urbana escrita por Caty Erímola en la que su protagonista debe enfrentarse a la realidad y a desahogar su dolor bajo cada gota que choca contra su piel.

¿Qué te inspiró para escribir esta obra?
Suena un poco absurdo, pero...me inspiración fue Zayn Malik, uno de los cantantes de One Direction. Yo tenía una compañera de clase a la que le encantaba, yo siempre estaba escribiendo algún que otro relato o poema, a ella le gustaba mucho, así que me pidió que escribiera un libro de su cantante favorito. Y así lo hice; uno de los personajes principales de esta novela tiene como inspiración física a Zayn Malik.

¿Qué tienen en común Caty Erímola y Makenna Clover?
Creo que simplemente por el hecho de haber creado y dado vida a este personaje tiene algo mío. Algo característico del libro que me identifica profundamente, es el hecho de que le encante la lluvia, es algo que me encanta y que instintivamente incluí en la obra sin percatarme de ello, hasta que analicé ésta pregunta.
Ella es una chica muy sentimental y profunda, que no esconde la tristeza que siente, en parte coincido con ella, mis sentimientos son iguales, sólo que yo no los muestro, simplemente los escribo.

¿Qué se va a encontrar el lector en bajo las gotas?
En esta novela, el lector se va a encontrar con una protagonista melancólica y llena de tristeza, a la que la vida jamás tratado bien, pero a pesar de todo ello, había algo que la mantenía a flote; que la causaba algo de la felicidad que tanto necesitaba, el amor, pero resulta ser algo pasajero, algo fugaz, algo que se le fue arrebatado por alguien a quien quería a pesar de no demostrarlo.

¿Cuánto tiempo te ha llevado escribirla?
El proceso ha durado dos años, más o menos. Cuando empecé el borrador de este libro, sólo lo leían unas compañeras mías de clase, y el curso acabó sin que yo terminara la obra. Ellas se marcharon y como nadie me motivó a seguir, dejé de escribirla.

¿Sigues escribiendo?
Por supuesto. Siempre tengo alguna idea en la cabeza, o escribo relatos. Creo que un escritor jamás deja de pensar en su siguiente obra.

Un libro de tu infancia sería...
Blancanieves. Recuerdo que cuando era pequeña, mi madrastra me compró ese y algún otro cuento en una versión muy breve. Sólo recuerdo el de Blancanieves porque fue el que realmente me gustó, fue tanto que me lo acabé aprendiendo de memoria.

Share:

Carlos Jiménez Cuesta autor de 'Batallas Rosas': Una buena historia es aquella que no termina cuando has concluido la última página"

Ediciones Atlantis presenta 'Batallas Rosas', una original novela de ciencia ficción que hará disfrutar a todos los amantes del género, escrita por el autor malagueño, Carlos Jiménez Cuesta. El lector podrá adentrarse en Sweet City, una ciudad de ensueño concebida para albergar ciudadanos felices y controlada por el sistema, desde la educación a los medios de comunicación, sin dejar de lado la ambientación de la ciudad o cualquier tema cultural. Pero, ¿qué pasaría si alguien no pudiera ser feliz en un lugar configurado para serlo?

· ¿Quién es Carlos Jiménez Cuesta?
Carlos Jiménez Cuesta es muchas cosas al mismo tiempo, pero hablemos de él desde el principio. Nací en Granada en 1994, aunque pronto llegué a Málaga. Tengo una carrera en educación primaria y un master en educación especial, actualmente me encuentro opositando para ser maestro de educación primaria. Desde que tengo uso de consciencia he estado creando historias diversas influenciado por los dibujos que veía en la televisión, generalmente anime.
Quizás estos dos aspectos, los dibujos de la televisión y el ámbito educativo, sean lo que caracteriza a grandes rasgos mis historias. Así que sí, además de educador soy escritor, concretamente de ciencia ficción y fantasía, eso no quita que además incluya la aventura, acción, intriga, romance y drama en mis historias siempre y cuando tengan sentido. Tengo tres novelas donde todo eso se puede ver. Hueso de Goma (2017) y Puño Educativo (2018) en Amazon y, desde ahora mismo, Batallas Rosas (2019) con Ediciones Atlantis a la que le estoy muy agradecido por darme la oportunidad.
También soy youtuber, aunque suelo hablar de historias que crear y consumir, especialmente en formato literario. Sumado a eso, suelo hacer muchísimas colaboraciones en el canal mediante directos o entrevistas que grabo en algunos eventos a quién se preste y tenga algo que aportar. Mi canal se llama Kralicus Literario.

· ¿Qué tiene de especial Sweet City, la ciudad que has creado?
Es un lugar muy real y al mismo tiempo muy irreal. Me explico, es una gran metáfora de lo que vivimos en nuestro día a día. En Sweet City todo es muy feliz y no se permite la tristeza, es una sociedad enferma, aunque ellos mismos se consideran una sociedad ideal. La atmósfera de la ciudad es literalmente rosa, los edificios son de temáticas de comidas dulces, regalos y similares, la educación y los medios de masas están pensados a dedillo para crear y mantener una sociedad que solo conozca la felicidad, la alimentación es dulce en su totalidad. Cualquiera que paseé por sus exageradamente coloridas calles observará sonrisas por todos lados. La sociedad está feliz, nadie tiene nada que objetar; de hecho, irse libremente de Sweet City es una opción que ofrecen. Un ciudadano no feliz, como lo dicen ellos, se sentiría fuera de lugar y un lastre para la sociedad.
Quien no quiera irse tiene otra opción, iniciar las Batallas Rosas, que consiste en lo siguiente: un ciudadano de Sweet City que no quiera seguir siendo un lastre social pero que tampoco quiera irse, podrá tocar una campana y provocar que a los siete días por la noche todos los ciudadanos no felices que estén en su situación y quieran, salgan a las calles para acabar con sus vidas de la forma que ellos quieran. Normalmente, se suele iniciar una batalla campal sin leyes. Nadie en Sweet City ve mal esto, a fin de cuentas, ocurre cuando los felices duermen y ayuda a que la felicidad de la sociedad se actualice. Al día siguiente de las Batallas Rosas se inician las Fiestas Rosas, donde se celebra todo esto.
Y ahora regreso al principio. Es algo muy real, ya que ocurre en nuestra sociedad, y al mismo tiempo muy irreal, porque se le ha puesto una careta a la historia llena de colorines y dulces. Eso no quita que la historia esté cargado de mensajes y reflexiones diversas y profundas que no sirvan para aplicar en nuestro día a día de forma personal.

· ¿Cómo ha sido ponerse en la piel de la protagonista, Rosa?
Muy difícil. Escribir sobre una persona de Sweet City en su propia ciudad ya es difícil de por sí, siempre ha de reflejar toda esa felicidad e inexistencia de lo negativo cuidando todas las interacciones con la ciudad. Rosa está a un nivel superior porque, además de esto, tiene muchísimos conflictos internos: tanto familiares como psicológicos. De hecho, siempre habla de su amiga y su difunto padre como si fueran los mejores del mundo, pero al mismo tiempo, oculta un odio a todo aquello que no sean esas dos personas. Considero que Rosa es un cóctel muy potente. De hecho, como en anteriores novelas me había centrado en muchos personajes al mismo tiempo, en esta ocasión quería centrarme en uno y profundizar todo lo que pudiera. Fue un experimento que he disfrutado mucho.
Aunque, ahora que he dicho la palabra disfrutar y que me habéis preguntado cómo fue ponerse en su piel, también puedo decir que fue duro en algunos momentos. Recuerdo dos capítulos en las que pude sentir un solo ápice de lo que sentía Rosa, en especial porque toda la historia y su protagonista tienen algo de mí, y puedo asegurar que necesité parar de escribir.

· ¿Cómo ha influenciado en la obra tu formación y experiencia como educador?
Todas mis historias le dan peso a la educación y sueltan perlas en forma de conocimiento y crítica. En la situación de Batallas Rosas, me ha servido para configurar una de las bases sociales para que esta fuera creíble: el sistema educativo. Especialmente el primer capítulo es donde me explayo con este tema, aunque de forma indirecta, está presente en todo momento. ¿Cómo se podría dejar de hablar de la educación en esta historia si es esta misma uno de los grandes factores de que una sociedad sea como es? Si se me permite, me gustaría decir que la selección de asignaturas que se imparten en Sweet City y único profesor que aparece en la historia son muy acordes con lo que quería reflejar.

· ¿Cómo crees que puedes sorprender al lector?
Yo siempre digo que una buena historia es aquella que no termina cuando has concluido la última página. En otras palabras, que la historia te sirva fuera de las páginas. Ya sea para enfrentar una realidad o para mejorar tu día a día. Creo que Batallas Rosas tiene potencial para conseguir eso en el lector debido a que tiene muchos mensajes y reflexiones de nuestro día a día. Creo que esta es una de las bazas que tengo para sorprender al lector.
Por otra parte, creo que puedo lograrlo de una forma más. En pocas historias se mezcla una tecnología futurista con razas fantásticas como los humanos, elfos, enanos y los tumorinos con sus subrazas (estos últimos de invención propia). Todo esto metido en un mismo saco llamado distopia. Creo, sinceramente, que de forma muy dificil se puede encontrar historia de este tipo.

· ¿Qué tiene en común Batalla Rosa con los libros del Tecnocírculo?
Actualmente tengo tres libros del Tecnocírculo que son todos independientes entre sí. Se puede empezar por cualquiera de ellos. Ahora, respondiendo a la pregunta, creo que lo que tienen en común sería la locura fantástica en un mundo futurista lleno de reflexiones sentimentales, sociales, filosóficas y educativas. Creo que esa extraña descripción es lo que tienen en común las historias del Tecnocírculo. Hay algo que me encanta de este mundo y es que todo tiene cabida, desde la ciudad Sweet City hasta lo más diferente e inimaginable. Cuando hay que ponerse con el humor no hay problema, cuando hay que ponerse épico o triste, se hace, cuando toca otro aspecto diferente tampoco hay problema. Lo dicho, pienso que el Tecnocírculo ofrece tanta flexibilidad como la vida misma.

· ¿Qué obras o autores te influyen como escritor?
Como he dicho en la primera pregunta, los dibujos de mi infancia me han influenciado mucho y estos son de temática de anime. Lo que más me ha influido ha sido el manganime de One Piece, de lo mejor que podéis escoger. Pero quiero aclarar una cosa, lo que escribo esta muy occidentalizado y personalizado. De hecho, todo lo explico desde el ámbito científico y lo describo muy realista y cartoon.
Otro aspecto que me influye ha sido mi gusto por las curiosidades científicas o por el futuro de la humanidad. No hay ninguna historia que me haya condicionado más que otra, aunque podría señalar algunas películas como Gattaca o las de Guardianes de la Galaxia que se parecen bastante a lo que intento plasmar.
Para Batallas Rosas, obviamente, me ha condicionado la documentación. De hecho, así lo quería. Antes de empezar a escribirla me vi el anime de Soul Eater (aunque no me sirvió tanto) y las famosas distopias literarias: Un Mundo Feliz y 1984.

· ¿Cuáles son tus inquietudes como escritor y cómo enfocas tu futuro?
Sinceramente, he tardado en conocer a gente a la que le guste crear historias. No es algo que abunde. Primero las conocí por internet, luego en otras ciudades y recientemente en Málaga. Estoy muy motivado con este panorama y comparto con algunos amigos una ambición por seguir escalando y que, en un futuro, muchas personas nos hagan saber que les encanta lo que hacemos. Pienso que este mundo literario es muy bonito, gracias a él he podido viajar a diferentes eventos y conocer a mucha gente (en algunas ocasiones con la escusa de que tenía un canal de youtube y que podría hacerles una entrevista). Si por ejemplo hoy es jueves, el domingo tengo una comida con escritores y amantes de la literatura de Málaga en casa de uno de ellos. Lo dicho, me parece muy bonito, lo disfruto mucho y, por supuesto, sé que esto es solo el inicio.
Aunque hago historias desde siempre, todo esto explotó cuando me abrí el canal de youtube, hace dos años, y pienso continuar durante toda mi vida.
Share:

Popular

Archivo del blog

Recent Posts

Facebook

Twitter

Buscar este blog