miércoles, 22 de noviembre de 2017

Entrevista a Loli González Prada, autora de 'Ocho días de guerra para amarnos': mi afán por escribir nació conmigo


Ediciones Atlantis presenta este viernes en Ponferrada 'Ocho días de guerra para amarnos', una novela romántica con fragmentos de historia escrita por la autora residente en El Bierzo, Loli González Prada.

¿Qué se va a encontrar el lector en esta historia? ¿Por qué es especial?
El lector se va a encontrar con una narración romántica con fragmentos de historia, en el que descubrirá como vivieron varias generaciones aquella época de guerra y de escasez. 
Siento que es especial, porque en aquella época creo que en todas las casas acaecía una historia que merecería la pena ser contada. 

¿Te inspiró alguna persona o alguna situación en particular?
Sí, me contaron la historia 3 mujeres nonagenarias y un hombre, que recientemente ha cumplido 101 años y que son parte de mi novela. Al principio empezó siendo un recuerdo que compartieron conmigo y acabo convirtiéndose en "Ocho días de guerra para amarnos".

¿De dónde nació ese afán de escritura?
Realmente creo que mi afán por escribir nació conmigo, aunque hace sólo nueve años que me atreví a compartirlo y fue gracias a mis compañeros de un blog literario (Portal Blog Libro de Arena) donde conocí a gente increíble que mitigo mis miedos y me animo a que no me detuviera en mi deseo de que me leyesen. Cuando escribo soy libre para decir lo que pienso, lo que quiero, lo que me gustaría hacer, como quisiera que fueran muchas cosas y me sirve para olvidar un día agotador y huir de la tristeza.

¿Hay alguna frase de tu obra que destacarías?
"Ha concluido para demasiados, el tiempo de dar y de recibir”.

Si pudieses viajar a un libro…¿A cuál sería?
Cinco días en París de Danielle Stelle, ella es mi escritora preferida y París, mi ciudad.  

Sergio González, autor de 'Abundancia consciente. Cambia el mundo desde tu interior': "El miedo ha robado muchos sueños y a la larga muchas vidas"

Ediciones Atlantis presenta este viernes en la localidad barcelonesa de Gavá, “Abundancia consciente. Cambia el mundo desde tu interior”, un libro en el que su autor, Sergio González, plasma su visión científica tratando de acercar conocimientos filosóficos y espirituales a mentes lógicas y occidentalizadas. ​

¿Qué te impulsa a escribir?
La divulgación sobre temáticas de crecimiento personal

¿Cómo crees que puedes ayudar a los lectores con esta obra? ¿Qué les va a aportar ‘Abundancia consciente’?
Creo que les puede ayudar a mejorar cualquier faceta de su vida, de igual manera que lo que comparto en el libro, me ha ayudado a mi mismo

Si pudieras cambiar algo de este mundo a través de tus relatos…¿Qué sería?
Las falsas creencias que limitan a las personas a alcanzar sus sueños

¿Tienes algún escritor de referencia?
De entre muchos, destaco a Raimon Samsó

Una frase de tu obra que resaltarías sería…
"El miedo ha robado muchos sueños y a la larga muchas vidas"

viernes, 17 de noviembre de 2017

Samuel Miralles, autor de 'Enjambre de abejas literarias': "Mis libros siempre tienen un toque original y este no es menos"

Ediciones Atlantis presenta este sábado en Alicante 'Enjambre de abejas literarias', el nuevo libro de relatos del escritor alicantino Samuel Miralles.

¿Qué se va a encontrar el lector en "Enjambre de abejas literarias"?
Se va a encontrar con una antología de nueve relatos cortos, que tienen en común un aire de extrañeza. Se exponen diversos temas como el sexo, la fantasía, la locura, la hechicería, un pueblo primitivo, la tolerancia, etc.  Mis libros siempre tienen un toque original y este no es menos. El lector se encontrará con diversas situaciones en los relatos, y no se aburrirá. El lector disfrutará de empatía con los personajes.

¿Te inspiró alguna persona o alguna situación en particular para escribir esta novela?
Escribí un relato corto un año antes, y al año posterior, el 2016, me propuse escribir un libro de relatos cortos. Siempre hay algo, por pequeño que sea, que inspira de la realidad a un escritor. En mi caso, por ejemplo, "palacio natural" es un trabajo que iba a realizar en el jardín de mi antiguo profesor de Filosofía, Cecilio Nieto y el personaje de Valeriano tiene mucho de él. En "teatro florido" me inspiró un ciber amor de hace mucho, en "¿qué ha sido de Argnares?"  (la continuación de mi segundo libro) ya me inspiró mi amigo Manuel, en "olas de confusión negra", un jefe de Iberdrola, en "el espíritu del mal" me inspiró el personaje de Blackman, de los hombres de Paco, protagonizado por el actor Asier Etxeandía, y en "la logia", un contacto cibernético que tuve con una logia. La mayoría de las situaciones están en mi imaginación, y creo, que a medida que se van escribiendo más libros se usa más la imaginación. Mi primer libro, "El señor Uwhakhw" es bastante autobiográfico.

¿Qué parte te ha costado más escribir en cuanto a personajes, trama, ambientes...?
Uno de los que más me ha costado escribir fue "locura en la toscana". No solo tuve que documentarme sobre el lugar y el tiempo histórico de Florencia, sino también como se trataba la enfermedad mental en la edad media y lo muy estigmatizada que estaba. También otro relato del libro, que se borró porque era inconexo con los demás temas, de género policial y algunas partes del último relato, "el tío negro".

¿Ha cambiado en algún sentido el resultado final respecto al propósito inicial?
Conforme iba escribiendo un relato tras otro, se me iba ocurriendo otro. Y varios de los temas se me iban ocurriendo jugando al videojuego "99 noches". A cada escritor le inspira una cosa. No ha cambiado mucho el resultado final respecto al propósito inicial, y aunque iba haciendo esquemas antes de empezar cada relato, el resultado final ha cambiado un poco.

¿Tienes algún nuevo reto en mente?

He escrito desde este verano hasta ahora una novela corta de ciencia ficción, que ha sido el libro que más he disfrutado escribiendo hasta ahora, ya que he usado mucho la imaginación. Ese quinto libro, además de una novela corta consta de tres relatos breves y me falta uno,que es un reto para mí. Tratará de un relato de misterio, de detectives, y estoy leyendo sobre eso para poder escribir el relato, ya que no se me ocurriría empezarlo sin documentarme pues no es fácil de escribir. Para el año que viene me he propuesto mejorar el libro completo, y quiero seguir mejorando y mejorando como escritor.

jueves, 16 de noviembre de 2017

Entrevista a Ana I. Fernández , autora de 'Cuando el cielo diga mi nombre': Esta novela es un conjunto de grandes emociones

Ediciones Atlantis presenta este viernes en Cuenca, 'Cuando el cielo diga mi nombre', una novela de la autora local Ana I. Fernández  con la que el lector podrá experimentar los miedos de los personajes, la intriga de sucesos y vivir las aventuras de amor junto a Elena y Patricia. Pero sobre todo, podrá sentir el poder de la amistad y de la lucha contra enormes adversidades.

¿Quién es Ana I. Fernández?
Soy una mujer sencilla, trabajadora y familiar. Pero además siento una gran pasión por la Literatura y lectura. Puesto que desde muy pequeña, comencé a devorar libros y a inventarme personajes como si fueran amigos invisibles. Pero hubo un momento en crucial en mi vida. En la  escuela una de las profesoras que impartía clases de lengua, nos explicó que había qué hacer para escribir un libro. Primero observar todos los detalles, después escribir lo memorizado y por último crear un ambiente. Y aunque siempre he escrito poesías, nunca abandoné la posibilidad de escribir una novela.

¿Cómo ha sido el proceso creativo de “Cuando el cielo diga mi nombre”?
La idea surgió hace unos años, cuando estaba estudiando TCAE  y al hacer las prácticas en el hospital había una paciente que estaba enferma de cáncer. Era joven y con muchas ganas de vivir. Pero tenía un enorme enemigo con el que luchar; el tiempo.  Imaginé que aquella señora aún tenía sueños inacabados, cuantas pendientes y muchas cosas aun por decir. Y comencé a escribir sin saber dónde me llevaría todo aquello. Tras varios momentos de dudas decidí seguir escribiendo. Hablé con enfermeras y médicos. Incluso con algunos pacientes que habían superado la enfermedad. Y gracias a ellos tuve la seguridad de que estaba en buen camino.

¿Hay algún personaje con el que te sientas identificada?
Por supuesto que sí.  Con Elena Díaz Machado. Al igual que ella, yo también he vivido la pérdida de seres queridos. Pero sobre todo con lo que más me identifico en con su pasión por la Literatura. Y al igual que ella, también estoy luchando por abrirme camino en este difícil pero emocionante mundo de la imaginación y de las letras.

¿Qué se va a encontrar el lector en esta novela?
Esta novela es un conjunto de grandes emociones, ya que el lector se verá envuelto en una madeja de sensaciones agridulces. Sentirá los miedos de los personajes, la intriga de sucesos y vivirá las aventuras de amor junto a Elena y Patricia. Pero sobre todo el poder de la amistad y de la lucha contra enormes adversidades.

Si te pregunto por un libro de tu infancia …¿Cuál es el primero en el que piensas?
Son muchos los que devoré cuando era pequeña y sería injusto que me tenga que quedar solamente con uno. Porque disfrutaba con la aventuras de Celia y los Cinco. Pero hubo uno que me causó más sensación. El Principito del autor Antoine de Sain-Esxpéry. Aquel libro me llenó de magia y de emoción.

Rafael Gutiérrez Cantero: "El instante infinito" es un intento de ayudar a otros a descubrir la "buena noticia"

Ediciones Atlantis publica 'El instante infinito', una novela del escritor algecireño Rafael Gutiérrez Cantero, que supone un intento de ayudar a otros a descubrir la "buena noticia" que otros me ayudaron a mí a descubrir y que cambió mi vida. Es una continuación en esa cadena de favores que la humanidad continúa haciendo cada vez que alguien intenta transmitir a otros aquello que aprendió y le ayuda a ser feliz. Y todo eso se puede experimentar en algo tan simple como un instante, pero tan profundo como el infinito que se esconde en él.

             ¿Quién es Rafael Gutiérrez Cantero?
Soy una persona apasionada por la vida, alguien que intenta disfrutar la experiencia vital con los regalos que ella nos ofrece. Me gustaría poder definirme toda mi vida como un "aprendiz" de todo aquello que haga, ya que significaría que seguiría intentando aprender, absorber, experimentar, descubrir y sobre todo disfrutar hasta el final de mi vida con la misma intensidad que hasta ahora. La familia, sobre todo la experiencia compartida con mi mujer de ser padres de tres hijos, mi trabajo, la amistad, la fe y otros pequeños regalos entre los que destaca la lectura, son las semillas que la vida sembró y que disfruto por el mero hecho de poder cultivarlas cada día, así que cuando encima da algunos frutos, la alegría es inmensa.

             ¿Cómo ha influido tu experiencia personal y laboral en la creación de la trama de ‘El instante infinito'?
Creo que totalmente, ya que el libro en realidad es una especie de testamento vital de lo aprendido hasta ahora y ese aprendizaje lógicamente lo he ido absorbiendo tanto de mi experiencia personal como laboral. Ser psicólogo es una preciosa oportunidad de vivir no solo una vida, si no la de muchos otros que te permiten ser testigo directo de la suya. Así que "El instante infinito" es el resultado de una experiencia vivida y compartida.

             ¿Cómo es la evolución de los personajes?
En realidad este libro es la historia de una evolución, en este caso la del personaje principal. Y está escrito con la intención de que cualquier lector pueda identificarse en cualquier punto del camino con él, y continuar a través suyo el sendero hasta el descubrimiento final que abarca tres encuentros: con uno mismo, con los demás y con Dios.

             ¿Por qué ‘El instante infinito’?
Primero porque me encanta leer, y escribir siempre me ha parecido un regalo para quien lo lee, ya que puede hacerlo desde la libertad total que da la intimidad; no tiene que responder, no está obligado a nada ¡ni siquiera a continuar la lectura!, por eso puede llegar mucho más profundo que cualquier otra forma de comunicación. Y segundo por agradecimiento, es decir, "El instante infinito" es un intento de ayudar a otros a descubrir la "buena noticia" que otros me ayudaron a mí a descubrir y que cambió mi vida. Es una continuación en esa cadena de favores que la humanidad continúa haciendo cada vez que alguien intenta transmitir a otros aquello que aprendió y le ayuda a ser feliz. Y todo eso se puede experimentar en algo tan simple como un instante, pero tan profundo como el infinito que se esconde en él.
             Si te pregunto por tu libro favorito…¿Qué título es el primero en el que piensas?
El primer libro en el que pienso es el que me enamoró de la lectura: "La historia interminable" de Michael Ende. Lo leí de muy niño y lo recuerdo como una de las experiencias más bonitas que he tenido porque no solo estaba descubriendo una historia, si no que estaba descubriendo la manera en la que, desde entonces, me he relacionado con los libros. Es una experiencia íntima, una aventura a través de la cual he vivido luego momentos mágicos, preciosos y apasionantes de la mano de otros autores como Pérez Galdós, Alejandro Dumas, Arturo Pérez-Reverte, Paulo Coelho o Carlos Ruíz Zafón entre otros muchos más o menos conocidos. 


miércoles, 15 de noviembre de 2017

Entrevistamos a Ane Portilla, autora de Purasangre:¿Qué sitio mejor que mi propio pueblo para desarrollar la trama?”.


•         ¿Qué te impulsa a escribir?

No hay una razón exacta.
La lectura fue la que me impulsó a escribir en un principio. Y es que como ya decía William Cowper, el que lee mucho intentará algún día escribir. Yo lo intenté y me fascinó.
La libertad es, probablemente, lo que más me une a la escritura. La libertad para imaginar, sentir, expresar… Una libertad de la que, desgraciadamente, no siempre gozamos en nuestro día a día. Cuando escribo, lo hago para mí. Intento ser fiel a mí misma y confiar en mis ideas. Poder escribir lo que a mí misma me gustaría leer me atrae y mucho. Tener la oportunidad de que llegue a más gente es sin duda un impulso más, pero esto último no es una razón para escribir, sino un resultado por hacerlo, que a veces llega y otras no.

•         ¿Ha habido alguna persona que te haya ayudado o animado a iniciarte en este difícil camino de las letras?

Siempre, desde pequeña, me ha gustado escribir. He participado en concursos literarios y, en clase, me gustaba hacer redacciones. Aun así, nunca había sopesado la opción de escribir una novela. Un día, una compañera de la Universidad me sugirió que lo hiciese. Mi mente empezó a llenarse de ideas y me dije: “¿por qué no?”.

•         ¿Cómo surgió la idea para escribir esta novela?

Como he mencionado anteriormente, las ideas me bombardeaban la mente cuando decidí escribirla. El comienzo fue difícil, ya que quería plasmar todas ellas y lo hice a lo loco. Las ganas me jugaron una mala pasada y el teclado estaba que echaba humo. Al cabo de un tiempo, me encontré con una historia muy forzada que no iba unida a mí. Lo borré todo y decidí esperar. Tenía que tomármelo con calma; disfrutar de cada idea, de cada palabra que redactaba…
Un mes después, di con una idea que realmente me gustaba. Quería darle un toque personal, algo mío, que me hiciese vivirlo de forma única. Y entonces pensé: “¿Qué sitio mejor que mi propio pueblo para desarrollar la trama?”.

•         ¿Te sientes identificada con algún personaje de la novela?

Sí, con Sukoi.
No fue nada planeado; ni siquiera me di cuenta de que su personaje tenía un pedacito de mí hasta que terminé de escribir el libro. Sukoi es un personaje secundario que no cobra mucho protagonismo en la trama. Pero, para mí, lo verdaderamente importante de él es su evolución personal. Una evolución que puede no ser crucial en el desarrollo de la historia, pero sí en el reflejo de nuestro día a día. Sukoi ha sido un medio para expresar, de forma poco convencional, mi incomprensión ante las presiones a las que muchas veces nos somete la sociedad.

•         ¿Qué significa para ti ver tu novela publicada con tan solo 20 años?

Es difícil explicar lo que significa. Este es un momento feliz para mí; estoy contenta e ilusionada. Las dudas y los nervios siempre encuentran un pequeño hueco en mi mente, pero supongo que es inevitable.
Es una experiencia enriquecedora y muy positiva. Pero, sobretodo, es un aliciente para seguir escribiendo.

•         ¿Sigues escribiendo?

Sí. He empezado a trabajar en una segunda parte de Purasangre. También tengo planeado participar en un concurso de relatos.

Entrevista a Guillermo Pérez-Tomé: 'Domus' habla en base sobre el "gaming" virtual del siglo que viene

Ediciones Atlantis presenta este viernes en el Colegio Joyfe de Madrid, 'Domus. Luna Esmeralda', un libro de ciencia ficción cargado de aventuras escrito por Guillermo Pérez-Tomé que nos cuenta la historia de Ruth, una hostelera huérfana, leyenda de los e-sports y vr-sports, que ayuda a entrenar en el Santuario a las promesas del barrio de La Cerillera para que puedan lograr un puesto en el acontecimiento deportivo más importante del siglo XXII, Domus, en el que cada año son seleccionados ocho candidatos que ocuparán los roles clásicos de una historia fantástica de rol, que se juega en Realidad Virtual, y se retransmite al mundo desde el estadio de la isla Atlantis mediante televisión, streaming, redes sociales y diversos canales de comunicación.

Estamos ante una historia cargada de acción…¿Cómo surgió la idea para escribir esta novela?
Fue durante la carrera, hace 10 años. Siempre me han gustado los videojuegos que cuentan buenas historias. Los que, además de hacerte jugar, te colocan en pequeños debates a través de las vidas de los personajes. Sabía que muchos de los que vivimos la época dorada de los juegos de final de siglo, deseábamos disfrutar de una forma más viva de esas historias. Ser los protagonistas, los elegidos para una aventura. Muchos gozábamos con las consolas, juegos y perlas que nos dejó el cine cyberpunk de los 90 y todo el catálogo de éxitos de la época. "The Matrix" en el cine, o los títulos de "Square Enix", fueron una de las piedras angulares que dieron en el clavo para inspirar ese deseo.
Ahí nació el borrador de los primeros capítulos, pero permaneció en el cajón -pendrive, en este caso-, durante cinco años.
Más tarde, me animó mucho ese nuevo renacer que estamos ahora viviendo con la realidad virtual(VR), que comenzó a hacerse notar sobre el 2012. Rescaté ese borrador y me di cuenta que tenía que contar esa historia, pero todavía me faltaba sacar ese compromiso y lealtad que exigen las letras. Mi primo Álvaro en 2016, me dio el último empujón cuando le enseñé el concepto. Debía dibujar con palabras ese ideal de futuro que muchos imaginamos, y que curiosamente, los que hoy nos suceden generacionalmente, también desean disfrutar.

Por la sinopsis ‘Domus’ recuerda a historias como ‘Los juegos del hambre’ o ‘Divergente’…¿Realmente tiene elementos comunes con estas sagas? ¿Qué la hace diferente?
Me cuesta comparar Domus con sagas tan potentes de nuestro tiempo. Haré lo que pueda.
Con los 'Juegos del Hambre' tal vez tenga en común la dimensión mediática y la cobertura que rodea al evento en el que los protagonistas participan (televisión, radio, redes sociales...)
La diferencia está en el 'porqué' y en la 'forma'. 'Domus' es un juego. Un deporte retransmitido en VR para el divertimento del espectador que solo busca que se disfrute de una historia, y para participar como 'Personaje Jugador', tienes que ganártelo en duras pruebas. Cada rol pide un conjunto de habilidades distinto, que los candidatos entrenan durante años. Una especie de olimpiada que nutre de motivación a los e-deportistas del futuro. En la obra de Suzanne Collins, sin embargo, el evento no es exactamente virtual, y sus personajes están "obligados" a entrar al mismo desde el principio mediante un sorteo.
Por otra parte, 'Domus' habla en base sobre el "gaming" virtual del siglo que viene. Y esta temática central viene debidamente acompañada por las de  "Robótica", "Inteligencia artificial" y "Tecnología", y todos los debates derivados que tarde o temprano tendremos que abrir. Algunos, de hecho, ya los hemos abierto...
Aún así, la obra que más ha sonado a la hora de comparar ha sido 'Ready Player One'. Me gustó mucho. Era la visión cyberpunk que los de la 'Generación X' deseaban ver del futuro. Historia rápida y entretenida que sabía jugar muy bien con la nostalgia del lector.
Domus, sin embargo, presenta la visión de la 'Generación Y y la Z' actualizando el modelo de futuro a posibilidades más realizables, que es justo lo que entusiasma al público.

¿Ha habido algún momento del proceso creativo que te haya resultado más complicado?
Sí, uno bastante trascendental. Revisar por completo toda la historia y retocar lo suficiente para conseguir que mis lectores entiendan de forma clara y sencilla todos los términos técnicos que tiene una obra de estas características.
De esta manera lograr la agilidad que tiene, y la comodidad que se siente al leerla, tanto si te inicias en la ciencia ficción como si exiges veteranía como lector del género.

¿Quién crees que disfrutará más con su lectura?
Pues creo que el abanico es bastante amplio, ya que abarca desde la vieja guardia que vinimos de los veinte últimos años del milenio anterior hasta los jóvenes que han recibido el nuevo siglo, apasionados de la realidad virtual y el gaming actual. Todos podemos encontrar en Domus un universo en el que perderse a gusto. De hecho, la obra ha sido concebida con mucho mimo para todos ellos. Tampoco se ha descuidado al público que disfruta con inventos nuevos, y paradigmas futuros peculiares, que sin duda les sorprenderán gratamente al avanzar por sus páginas.
También los que deseen iniciarse en la rama VR/cyberpunk de la ciencia ficción, sean quienes sean, se les abrirá una bonita ventana a ese futuro que cada vez se va volviendo más presente. Además, con estos últimos me comprometí a ofrecer un libro fácil de entender, ágil en su lectura y cuando menos curioso. 

¿Tienes algún autor de referencia?
Mencionaría a Poul Anderson con "La patrulla del tiempo" y Alejandro Dumas con "El conde de Montecristo". El primero me encantó por la forma que tenía de explicar el funcionamiento de los viajes espacio-temporales, y aunque el segundo parezca no tener mucho que ver con la temática que nos ocupa, me enseñó que apenas había límite a la hora de dotar a los personajes de vida y profundidad.