Marta Angelats: "¿Qué pasaría si las teorías negacionistas y antivacunas de la pandemia que nos ha tocado vivir se hicieran, por una vez, realidad?

1.- Empecemos por tu novela. ¿Qué van a encontrarse los lectores?

Los lectores van a encontrar una novela peculiar, seguramente poco convencional. Una fábula narrada con ironía, partiendo de una base real y un posible devenir de la sociedad actual. Una historia que, aunque se engloba en el género de ciencia ficción distópica, no puede encasillarse en una sola temática: feminismo, antifascismo, acción, aventura e incluso, por qué no, amor. 

2.- ¿Qué te impulsó a escribir esta novela? 

Ser consciente de la sociedad que nos rodea, el malestar que generan ciertas actitudes y el auge de ideologías que creíamos minoritarias. Tal vez, como se ha dicho, sea un grito de advertencia frente a todo ello. Pero no deja de ser un cuento, partiendo de la simple pregunta de ¿qué pasaría si las teorías negacionistas y antivacunas de la pandemia que nos ha tocado vivir se hicieran, por una vez, realidad? 

3.- ¿Cómo y cuándo surge la idea principal?

La idea surge, precisamente, en otoño de 2021, viendo todo el panorama social del momento y, prácticamente, fue escrita en sincronía con los meses indicados a lo largo de la novela. 

4.- ¿Cuánto hay de ti en la novela? ¿Cuánto tienen de ti Oceana y María?

En la novela hay mucho de mí, de hecho, como se indica al principio de la misma, está basada en posibles hechos reales. No sólo en términos ideológicos, por supuesto, sino también en cuanto a personajes y situaciones. Varios de ellos son reales y muy cercanos a mí. Ha sido como imaginar el futuro que podría acontecerles si se diera la situación que predice la novela. 

Oceana y María son dos de los personajes que son, prácticamente, 100% ficticios. Algo de mí, obviamente tendrán, tal vez más Oceana que María, pero tienen entidad propia. Por el contrario, hay otro personaje que sí tiene indudablemente mi esencia. 

5.- ¿Es la ciencia ficción tu género predilecto o te es indiferente esto?

Me gusta la ciencia ficción pero no diría que es mi género predilecto ni exclusivo: fantasía, novela negra, misterio, literatura clásica como Jane Austen o Shakespeare... un poco de todo ello. 

6.- ¿Cuáles reconoces como principales influencias literarias?

Siendo una distopía y salvando mucho las distancias, imposible no pensar en Aldous Huxley, pero más que literarias mis influencias claramente son cinematográficas. Ha sido como ver una película y plasmarla sobre el papel. Quien identifique todas las referencias se puede considerar mi nuevo/a mejor amigo/a.

7.- ¿Cuál es para ti el error más grave en el que no debe caer una novela?

No soy nadie para dar lecciones de nada, pero bajo mi punto de vista, una novela no puede hacerse tediosa ni tan enrevesada que haga perder el interés y el hilo al lector. Lo ideal es mantener la tensión pero sin demorar los acontecimientos con largas parrafadas insustanciales. Tal vez yo peque de todo lo contrario y de demasiado concisa en ese sentido. 

Por otro lado, el hecho de que una novela sea de ficción no significa que todo valga, hay que mantener una coherencia y que los hechos que se narran sean verosímiles dentro de la ficción. 

8.- Eres diseñadora gráfica profesional. ¿Crees que esto influye de alguna manera en tus escritos?

 Sí, el hecho de ser diseñadora gráfica implica que tiendo a pensar y a ver el mundo prácticamente a través de imágenes. Supongo que eso es lo que hace que mi forma de escribir dicen que parezca tan visual. 


Share:

Los autores: "[Esta novela es] un sentido homenaje a todas aquellas mujeres que se rebelan contra los prejuicios y las convenciones sociales."

1.- ¿Cómo se escribe una novela a cuatro manos?

Pues con muchas ganas de trabajar en un proyecto ilusionante y sobre todo con mucha calma, con una intención muy clara de lo que queríamos transmitir y tesón, sin perder el ánimo en los momentos complicados cuando no salían las cosas.  

2.- Sin spoilers, ¿cómo resumir a los posibles lectores “Una novela en la memoria”?

Es la vida misma contada en dos épocas distintas en las que el protagonismo lo asumen dos mujeres jóvenes, y cuyo paralelismo, va quedando patente a lo largo de una trama en la que ambas deberán ir anteponiéndose a un destino que les ha sido impuesto. Es, en definitiva, un sentido homenaje a todas aquellas mujeres que se rebelan contra los prejuicios y las convenciones sociales.

3.- ¿Cómo ha sido el proceso creativo? ¿Cómo iban surgiendo las ideas? ¿Cómo se iban incorporando a la trama? ¿Cuándo eran rechazadas? ¿Cuánto tiempo ha llevado la culminación de la obra?

El proceso creativo lo hemos desarrollado partiendo de la idea de que queríamos crear una historia que fuese veraz pero a la vez original, de ahí los saltos de una época a otra. Eso nos ha obligado a hacer un trabajo de documentación enorme, sobre todo al principio. A raíz de eso, pudimos empezar a centrarnos en el proceso creativo, y fue cuando, (y esto no se lo van a creer muchos de los que nos están leyendo), los dos personajes parecieron cobrar vida, y casi podríamos decir que, por su carácter, eran ellas las que nos fueron dictando todo el desarrollo y las odiseas que iban ocurriendo a lo largo de la trama. La verdad es que pocas ideas han sido las que hemos tenido que rechazar, aunque sí hubo días en los que la cabeza no fluía como nosotros queríamos, hay que tener en cuenta que han sido casi dos años de arduo trabajo, pero el estímulo de acabar la historia nos hizo sobreponernos a todos los obstáculos. Tenemos que decir, que hubo momentos en que los dos llegamos a sentir el embrujo que nos transmitían esas dos mujeres  a medida que íbamos creando la novela. Escribirla ha sido una experiencia mágica que esperamos llegue también a los lectores.

4.- ¿Desde el primer momento tuvisteis claro que este libro tomaría como escenario el siglo XVI? ¿Por qué esta época y no otra?

Si. Porque tanto esa época como el presente nos ofrecían un marco muy evocativo en el que poder transmitir nuestra historia. 

5. Como lectores, ¿tenéis gustos parecidos?

En general sí, aunque luego cada uno tenemos también nuestros propios gustos. Incluso nos recomendamos lecturas nuevas. 

6.- ¿Habéis pensado ya en algún futuro proyecto literario?

Claro, de hecho ya estamos trabajando en el borrador de otra novela que esperamos acabar a finales de año. Por otro lado, hemos comenzado a conjuntar ideas y creando la estructura de una nueva. Pero eso será un proyecto para el año que viene.


Share:

Paula García Cuéllar: "El objetivo principal de la novela es el hacernos felices, pero sin esconder bajo la alfombra hechos trágicos de la historia de nuestro país."

1.- ¿Quién es Paula García Cuéllar? 

Creo que puedo definirme como una persona inquieta y alegre a la que todo, o casi todo, le interesa. Me atraen el arte y los misterios de la vida desde el ámbito de la ciencia. Mencionar también que paso horas pintando al óleo. 

Como a Clotilde, la protagonista de mi novela, me encantan los juegos; cuando tengo reuniones de mucha gente en casa me gusta prepararles juegos que yo misma invento. Pienso que lo más importante de la vida es procurar hacer felices a los demás. Y esto puede conseguirse hasta con un simple trozo de cartón pintado de colores. Si uno no tiene imaginación para inventar felicidad entonces necesita cosas materiales que nunca acabarán de colmarle. 

Pero lo que me empujó realmente a dar el paso adelante con esta novela es lo que desde bien pequeña me decían en casa: lo que puede hacer otro, puede hacerlo uno mismo. 

2.- ¿Cómo y cuándo surge la idea de esta historia tan repleta de giros y sorpresas?  

La mesa de las siete patas surge una noche, sentada en el banco balancín del patio de mi casa. Las casas indianas de Vilasssar de Mar son lugares misteriosos. Cuando mis sobrinos eran pequeños y venían a visitarme incluso les hacía creer que en la casa había una puerta secreta que, si la traspasaban, los llevaba a otra dimensión. Y se lo creían porque era fácil de creer. 

En cuanto a los personajes, son un conglomerado de personalidades sacadas de mi curiosidad por el comportamiento humano. De hecho, comentan los que ya han leído la novela, que rezuma ese espíritu de observar el absurdo de nuestra sociedad. 

Y las herencias…, móvil de la novela, son situaciones, todos los sabemos, que muchas veces traen cola. 

3.- ¿Sin spoilers, qué les puedes adelantar a los lectores de tu novela La mesa de las siete patas? 

La mesa de las siete patas es principalmente una historia de intriga y humor; para sonreír e incluso reír a carcajadas con las ocurrencias de los personajes, cada uno con su intención oculta. 

El objetivo principal de la novela es el hacernos felices, pero sin esconder bajo la alfombra hechos trágicos de la historia de nuestro país. La memoria es algo que no debe perderse. 

4.- Mencionas como intereses personales la ciencia, la mitología y la astronomía. ¿Cómo se refleja esto en tu obra? 

En La mesa de las siete patas tan solo encontraremos pequeñas pinceladas a estos temas; para estas materias tengo reservada mi siguiente obra. 

5.- ¿Algunas influencias confesables como escritora? 

Me da reparo confesar que me guío más por el contenido de un libro que no por su autor. Para mí, sin perjuicio de los literatos y sin querer desmejorar a nadie, lo importante de los libros es lo que nos dicen y los sentimientos que nos provocan, no más quién lo escribe.  

6.- Dices estar inmersa en estos momentos en un proyecto literario que pretende fascinar a todos. ¿Qué nos puedes adelantar? 

No está bien decirlo, pero sí. Para ese criterio tengo a mis jueces particulares de diversas edades, desde 13 a 75 años de edad que han visto y leído los primeros bocetos y puedo decir que ya están esperando con impaciencia a que lo finalice. Como uno de ellos dijo: es una “fantasía cósmica” para niños y adultos. Construida a base de pequeños relatos acompañados de ilustraciones pintadas al óleo (de mi autoría), nos paseará, como inmersos en un sueño, por las constelaciones astronómicas y sus mitos. 


Share:

Julen A. Carreño: "Yo diría que se trata de una epopeya homérica para jóvenes lectores"

1.- ¿Quién es Julen A. Carreño?

Hay no pocas bio-bibliografías laborales, académicas y literarias, disponibles en la red. Más íntimamente, subrayaría que soy un educador y padre de familia felizmente casado que siente debilidad por la lectura y que ocasionalmente escribe algo.

2.- En poesía tienes una extensa trayectoria a tus espaldas, con bastantes premios y distinciones. Esta es, sin embargo, tu primera novela publicada. ¿Qué van a encontrarse los lectores?

La novela es para mis alumnos. No aspira a títulos materiales u honoríficos; es un ejercicio para textual cuyo único objetivo es invitar a los jóvenes a la lectura y guiarles al respecto. De ahí que la novela esté plagada de referencias.

3.- A pesar de contar con algunos elementos realistas y momentos dramáticos, esta es una novela de fantasía. ¿Se trata de tu género narrativo predilecto? ¿Así lo tenías decidido desde el inicio?

Hay elementos realistas porque la fantasía es una forma de la realidad. En ese sentido, me confieso algo wittgensteiniano. Con todo, si tuviera que ponerle un rótulo, cosa que detesto, yo diría que se trata de una epopeya homérica para jóvenes lectores. En cuanto al género, sencillamente no creo en géneros. Hasta donde llego, las obras humanas que responden a la acción estética deberían más bien clasificarse en función de las dimensiones de la persona a las que apuntan y afectan. Lo contrario supone aplicar criterios esencialmente formales y metodológicos que poco o nada dicen de la experiencia estética que sufrirá el receptor que entre en diálogo con la obra.

4.- ¿Cuándo y por qué motivo decides dar el salto a la novela? 

Más que un salto, ha sido un paréntesis. Esta novela es una petición expresa de padres y alumnos de un colegio en el que trabajé hace unos años. De hecho, mis personajes infantiles y juveniles son reales en muchos sentidos.

5.- Siendo tan diferentes la poesía y la novela, ¿qué te ha parecido la experiencia? ¿Te sientes más cómodo en un género u otro?

El método de trabajo es muy diferente. Aunque no soy ninguna autoridad como para poder expresarme más allá de mi experiencia personal. Trabajé en esta historia durante cinco años, casi a diario. Diseñando el universo de Dhin y la Merindad, conociendo a mis personajes. Siento un afecto real por algunos de ellos. 

6.- ¿Qué títulos novelísticos te han dejado mayor huella? ¿Influencias confesables?

Las influencias son evidentes; no solo no las oculto, sino que comparecen aquí y allá en la novela. Las Crónicas de Narnia (y otras obras de Lewis), JK Rowling, Terry Pratchett, patrick Rothfuss, Michael Ende, Neil Gayman, Tolkien, K. Parherson... 


Share:

Patricia Prats Henares: "La historia de Excenion, nunca ha sido una novela de fantasía al uso."

1.- ¿Quién es Patricia Prats Henares?

Vaya, la primera pregunta y es la más difícil de responder, pues Patricia Prats Henares es hoy una persona que no era ayer ni será mañana, pero me imagino que no va por ahí la cuestión. 

Nací en Granada, estudié hasta segundo de bachillerato en un «colegio de monjas», el Santo Domingo, y luego hice mi carrera de Psicología en la Universidad de Granada y un máster de Neurociencia Cognitiva y del Comportamiento, con la intención de que me abriese las puertas a un doctorado (aunque finalmente no pudo ser). 

Ante esta imposibilidad, decidí estudiar quiromasaje y estuve tres años formándome en este sector. Después de varias experiencias laborales que no terminaron de permitirme la estabilidad que anhelaba, decidí estudiar un máster de Dirección y Gestión de los Recursos Humanos, que tampoco me llevó a conseguir la oportunidad que buscaba. 

No obstante, ésta se presentó al cabo, casi, de dos años y me la dio mi profesor de quiromasaje, que quiso que trabajara como profesora en su centro. Y ahí estuve tres cursos completos, hasta que me di cuenta de que mi auténtica vocación estaba en los RRHH y ahora lo estoy volviendo a intentar en ese ámbito. 

Una característica que sí es estable en mí es el optimismo y la resiliencia, y de esta experiencia como profesora me quedo con la inmejorable relación con mis jefes (que han acabado siendo mis amigos) Juande y Sofía, con haber sido testigo y parte en el crecimiento personal y profesional de mi alumnado en estos tres años y con la estabilidad laboral que necesitaba para poder completar mi sueño de toda una vida: terminar y editar La historia de Excenion.

2.- Háblanos de esta novela tan especial: La historia de Excenion

Para mí, La historia de Excenion, nunca ha sido una novela de fantasía al uso. Nace de toda una vida de influencias literarias, pero también cinematográficas, que me sirvieron de inspiración para introducir ideas, si bien no novedosas, sí originales.

En cierto modo, es un homenaje a mi escritor favorito J. R. R. Tolkien, de hecho, utilizo en mi novela algunos nombres del quenya, el idioma inventado por él, pero también es un regalo para mí misma: el libro que hubiese querido leer a lo largo de mi infancia y adolescencia.

Resulta curioso, pero ha habido ya cierta cantidad de gente que, sin ser aficionada a la literatura fantástica, me ha dicho que La historia de Excenion les atrapó desde la primera página y les gustó mucho más de lo que pudieran imaginar. Personalmente, creo que esto se debe a que en ella introduzco, no sólo elementos de fantasía, sino situaciones y experiencias muy cotidianas, que hacen que cualquier persona pueda verse identificada, aunque sea mínimamente.

3.- El proceso creativo de esta novela es un tanto peculiar, ya que empezaste a escribirla hace ¡20 años! Cuéntanos.

Así es. Comencé a escribirla con unos catorce años aproximadamente (esto lo sé porque la libreta en la que empecé el primer borrador tenía garabatos de tablas periódicas y otras actividades de clase en las páginas finales). 

Imagino, porque la verdad es que la memoria no es mi punto fuerte, que fui recogiendo ideas de lo que leía y veía en ese momento: Tolkien, Ende, una serie de novelas juveniles que se llamaba Animorphs (de K. A. Aplegate), la serie televisiva Embrujadas, Star Wars… Creo que desde el principio tenía muy claro el planteamiento, el nudo y el desenlace y, poco a poco, fui «rellenando» la historia.

Entre las obligaciones y preocupaciones propias de cada edad, fui retomando las primeras páginas cada vez que sentía la necesidad de escribir, pero, como podían pasar años entre intento e intento, nunca avanzaba, pues yo no era la misma (ni tampoco Arwelis, la protagonista), y me dedicaba únicamente a reescribir lo que ya tenía hecho.

Finalmente, mi primo, un entusiasta (como yo) de la pulcritud lingüístico-gramatical), se ofreció a revisarme lo que fuese escribiendo, empezando así nuestra asociación para este cometido, hará unos tres años. 

Y es por esto que la protagonista, que en su momento se enfrentaba a problemas típicos de instituto, pasó a ser una mujer ya adulta e independiente.

4.- ¿Por qué fantasía? ¿Qué le encuentras a este género? ¿Vas a continuar trabajándolo?

Mi pasión por este género viene desde pequeña, cuando disfrutaba creando verdaderas aventuras simplemente con el poder de mi imaginación. Era una niña muy sensible y sufría mucho con el cambio de amistades en la infancia. Era (o me sentía) diferente a los demás. Todos tenían ganas de crecer y ser adultos y a mí me fascinaba seguir viendo el mundo desde mis fantasías.

Ahora, echando la vista atrás, creo que sufrí bullying en diferentes ámbitos (colegio, actividades extraescolares…), pero, en mi caso, eso me hizo mucho más fuerte, gracias al apoyo (y fe en mí) incondicional de mis padres y, sobre todo, a ese exuberante mundo interior, y sólo mío, que me proporcionaban las novelas de fantasía. 

Acabo de acordarme de una ocasión, en sexto de primaria (durante la hora libre que teníamos después de comer y antes de las clases de la tarde), en la que alguien se metió conmigo porque estaba «leyendo un libro sin dibujos». Ese libro era El señor de los Anillos. 

Aunque para mí La historia de Excenion era una novela de una única entrega, hace unos meses me vino a la mente el planteamiento, nudo y desenlace de una segunda parte. Lo que ocurre es que, en este caso, se entrelazará la fantasía con la ciencia ficción y creo que puede ser una combinación muy interesante.

5.- En tu novela, a pesar de ser fantástica, introduces algunos temas no demasiado frecuentes en el género, tales como la soledad, el miedo, la confusión y algunos elementos dramáticos. ¿Esto fue una decisión que tomaste desde el principio?

Bueno, desde el principio iba a incluir situaciones problemáticas, basadas un poco en mis propias experiencias vividas en el colegio, y creo que el principal leitmotiv iba a ser el de la empatía (por aquello que he comentado, sobre mi exceso de sensibilidad). 

No obstante, las reflexiones que aparecen en esta última versión, que comencé ya de muy adulta, han ido surgiendo como resultado de todo lo que he vivido en los últimos años, que han sido muy intensos en cuanto a crecimiento personal se refiere. Así que la respuesta es que ha habido un poco de todo, elementos planeados y otros que han ido apareciendo.

6.- Por último: ¿El señor de los Anillos o La historia interminable?

Esta pregunta es un poco como «¿A quién quieres más, a papá o a mamá?». Pues para mí no son comparables, ambas son obras maestras por cuestiones distintas.

He de reconocer que la novela que más me gusta de Michael Ende es Momo, seguida de El ponche de los deseos y de La historia Interminable me quedo con esa idea de fusión entre realidad y fantasía y con la relación de Bastian y el librero (es innegable que hay una fuerte influencia de estos elementos en mi propia novela).

Pese a esa influencia, tengo que decir que El señor de los Anillos ha sido para mí un salvavidas, me ha acompañado a lo largo de mi infancia y adolescencia y lloré mucho, y sentí un vacío enorme cuando terminé la última página. Fue como despedirse de alguien querido que tiene que marcharse al extranjero. Además, Tolkien me parece «el maestro de las descripciones» y su uso de la retórica y los recursos literarios me parece exquisito. Apenas requería esfuerzo por mi parte introducirme en su mundo, simplemente leer su obra.


Share:

Francisco Javier Hernández López: Me gusta plantear mis textos desde la ruptura de los presupuestos lógicos del mundo, en otras palabras, explotar ese "¿Y si...?" y jugar con sus infinitas posibilidades."

1. ¿Quién es Francisco Javier Hernández López? 

Es la eterna pregunta. Siempre que tengo que afrontarla, pienso en aquella frase de Galeano: "somos lo que hacemos para cambiar lo que somos". Siguiendo esta lógica, puedo decir que Francisco Javier Hernández López es una persona humilde y reflexiva, con un grandísimo respeto por las palabras, por el lenguaje (y por el silencio). No es una persona simple, pero tampoco demasiado compleja; creo que es, sencillamente, una persona en la que se puede confiar. 

También es un tipo más de café que de cerveza, la cual es una distinción menos pretenciosa y, probablemente, más práctica. 

2. Eres filólogo y profesor. A día de hoy, ¿qué espacio ocupa la literatura en tu vida? 

Diría que la mayor parte de mi día a día. Mi labor como profesor de Lengua y Literatura me hace estar en contacto constante con los textos clásicos y contemporáneos. A menudo tomo inspiración de las reflexiones que, junto a mis alumnos, extraigo de las palabras de Garcilaso o Mihura. Otra cosa es la labor creativa per se. Para ella, hay menos tiempo, por desgracia... 

3. Háblanos de tu novela La Nemorosea. ¿Qué puedes adelantar a los lectores? 

Creo que es una novela muy sensorial, sugerente. Me gusta plantear mis textos desde la ruptura de los presupuestos lógicos del mundo, en otras palabras, explotar ese "¿Y si...?" y jugar con sus infinitas posibilidades. "La Nemorosea", en este sentido, es una reflexión sobre la estrecha relación que existe entre la identidad, el recuerdo y el tiempo, tanto individual como colectivo. He expuesto a su protagonista, Nemoroso, a una serie de vicisitudes tan hiperholicas que no sé si me podrá perdonar algún día... 

4. ¿Hay alguna forma de intentar definir esta novela tan insólita? ¿De aproximarnos al menos?

El estilo es encuadrable en el realismo mágico. Soy un lector apasionado de García Márquez y he querido reflejar de algún modo la enseñanza literaria que su obra ha dejado en mí. Por ello, animaría al lector a empaparse de ese realismo mágico y de su cotidianidad de lo maravilloso, de lo extraño. Jugar a que el mundo de Nemoroso es posible (hasta ahora, no se ha demostrado lo contrario). Mi lector ideal es el osado, no el escéptico. 

5. ¿Cómo y cuándo surge la idea principal de la que parte este libro?

La lectura de "Cien años de soledad" me resultó enormemente inspiradora. Busqué la forma de hilvanar el estilo atrevido e irreverente, incluso, de esa obra con mi materia poética por excelencia: la preocupación —ya obsesión—por el recuerdo. 

6. ¿Algunas influencias reconocibles?

No soy de esos escritores que reniegan de las influencias y predican una originalidad absoluta. Muy por el contrario, soy muy consciente de muchas de mis influencias literarias, pienso que es justo y honesto actuar así.. 

En la forma, por tanto, atribuyo una influencia clara de García Márquez mientras que, en el plano diegético, he intentado seguir el modelo multinarrativo de Cervantes. También he pretendido aplicar el fluir de conciencia a la manera de Joyce en algunos episodios y he intercalado recuerdo con contemporaneidad como hizo Delibes en "El camino". En los dos epílogos, me he permitido divertirme con un ejercicio metanarrativo que llevaba tiempo queriendo realizar y en el que muchos lectores reconocerán un modesto homenaje al famoso capítulo XXXI de "Niebla", de Miguel de Unamuno. 

Perdidos por el camino, hay guiños a otros autores, como Melville. 

7.  Háblanos del proceso creativo de La Nemorosea. ¿Eres de escribir todos los días? ¿Más de inspiración o de trabajo duro?

Escribo cuando buenamente puedo, preferiblemente por la tarde, aunque intento aprovechar cualquier momento en el que la casa está tranquila y silenciosa. Siempre me marco un inicio y un final, así como algunas directrices (las justas) que vertebren el discurrir narrativo. Después, me dejo llevar por mis personajes. Soy un autor muy dócil. 

8. Tienes ya algunas novelas publicadas. ¿Te encuentras ya trabajando algún nuevo proyecto?

Sí, tengo dos proyectos que creo que saldrán adelante, aunque llevarán un tiempo, quizá dos o tres años. No obstante, dudo mucho que posean un estilo semejante a "La Nemorosea". 


Share:

José Manuel López Moncó: "Busqué en el corazón de cada historia y descubrí que, entre las varias voces narrativas del libro, distintos vientos los movían hacia una o otra dirección."

1.- ¿Quién es José Manuel López Moncó?

Decía Ortega y Gasset: “Dime a qué prestas atención y te diré quién eres”. Pues mi atención, desde que recuerdo, ha estado puesta en eso que llamamos: Vida. Me apasiona observarla, analizarla y, por supuesto, vivirla todo cuanto pueda. Yo creo que gracias a este entusiasmo se deriva mi interés por contar historias. En un aspecto diferente, y de seguro mucho más irrelevante, soy una persona de 65 años que, aún sintiéndome dichoso y realizado por la actividad laboral que llevé a cabo durante cuatro décadas, en este momento, cerrado el anterior capítulo, disfruta escribiendo y viendo salir el sol cada mañana. 

2. Desde muy joven tu vida ha estado asociada a la literatura. Incluso llegaste a abrir una librería con tan solo 20 años. ¿Cómo fue aquella experiencia?

 Antes incluso de esa aventura, mi vida, de alguna manera, tuvo conexiones significativas con el mundo de la literatura puesto que mi padre trabajó en varías editoriales a lo largo de casi cincuenta años. Estar rodeado de libros desde niño era, y lo es ahora muchos años después, mi hábitat natural y lo que, sin duda, desató en mí la pasión por la lectura. Paso obligado, me atrevo a afirmar, para cualquiera que quiera escribir. Centrándome en la experiencia de la librería, te diré que fue muy gratificante. La fuerza de la juventud, y no solo la mía o la de las otras dos personas que me acompañaron en esa aventura, también la de este país que revivía tras una larga  época dictatorial y oscura, convirtieron en irrepetibles y en ilusionantes el tiempo en el que tuve la librería. Espacio, por otro lado y ante la ausencia todavía de alternativas públicas culturales, en el que además de vender libros, se realizaban exposiciones, presentaciones y todo tipo de actividad asociada al mundo de la cultura. Sin duda, añoro aquellos años por lo que supusieron de dinamización creativa y de nuevos aires para todos nosotros.

 3.- ¿Qué van a encontrarse los lectores en Vientos?

Vientos es un libro de relatos. Relatos que, en una aproximación ortodoxa a los distintos subgéneros narrativos, tienen rasgos comunes con el relato histórico, con el de intriga, con el de humor o ironía, con el romántico incluyendo en este el erótico, el del drama y, por último, el de la ciencia ficción. Pero, como explico en la introducción de Vientos, esa clasificación me pareció muy fría, muy alejada de la pasión que yo había sentido mientras escribía. Busqué en el corazón de cada historia y descubrí que, entre las varias voces narrativas del libro, distintos vientos los movían hacia una o  otra dirección. Ya solo me quedó dejar que cada uno de esos vientos me diera en la cara y así, sabiendo lo que sentía, descubrir qué tipo de viento era. De esta manera surgen los capítulos: Nordeste, Surada, Ábrego, Morrino, Galerna y Siberiano. O, en otras palabras, relatos que persiguen dar luz a la Historia, que traen tragedias, que hacen enloquecer, que, como al enamorarte, te llenan de humedad sin que te des cuenta, que arrasan con todo a su paso y, por último, que soplan de tan lejos que parecen haber surgido fuera de la Tierra. El tema común a todos sería: La vida. Vida en mayúsculas y en cualquiera de sus formas.

4.- ¿Cómo surgen las ideas de las que nacen los relatos? ¿Inspiración? ¿Esfuerzo?

Hay inspiración, una chispa que hace prender tu imaginación tras haber leído una noticia, tras haber visto una fotografía, contemplando un paisaje o recordando algo que te sucedió. Pero esto no es suficiente. El fuego que se desata dentro de ti puede convertirse pronto en cenizas si no eres capaz de aportar otros elementos que lo aviven o si no usas de manera conveniente el soplillo que lo atice. Por lo tanto: esfuerzo, esfuerzo y esfuerzo. Desde la primera versión de alguno de los relatos de Vientos hasta la que se ha publicado han transcurrido años y, por medio, unas cuantas versiones. Tiempo dedicado, en muchos casos, a mejorar la construcción de la estructura narrativa o a pulir la sintaxis y los personajes. La conocida frase de que se publica para así dejar de corregir se cumple al 200% en mi caso.

5.- ¿En qué momento decides englobar todos estos cuentos bajo el concepto central de “vientos”?

En una pregunta anterior tuya he manifestado cómo se gestó el origen. Si acaso quedaría añadir el por qué de esa denominación. En la actualidad, mi día a día transcurre entre Madrid y Santander, donde tengo al Cantábrico cómo paisaje de fondo. Allí suelo soportar, y en ocasiones también disfrutar, los distintos vientos del lugar. Bien esos vientos, bien el entorno natural, ha sido usado como decorado  en alguno de los relatos que aparecen en Vientos. Sin desdeñar mi origen madrileño, también presente en el libro con espacios de raíces urbanas y  bulliciosas, escogí las características meteorológicas de los vientos cantábricos porque encajaban bien con las distintas temáticas de los relatos. No obstante, he de significar que sea el hemisferio que sea, sea en unas coordenadas geográficas o en otras a miles de kilómetros de distancia, el viento, cuando nos da en la cara, produce en cada uno de nosotros sensaciones similares. 

6.- Tienes una amplia trayectoria literaria, tanto en poesía, como novela o relato breve. ¿Dónde te encuentras más cómodo? 

Sin duda es en el terreno narrativo donde me siento más realizado. De tener que elegir uno, me quedo con el de los relatos, ya que se puede abarcar infinidad de temas y de estilos sin tener que estar centrado un tiempo considerable con una misma idea, como ocurre si trabajas  el género de la novela. También influye en mi gusto cierta economía del esfuerzo. Soy en exceso meticuloso y me cuesta mucho llegar a tener un texto definitivo que considere mínimamente adecuado a la hora de ser publicado. También está la planificación necesaria para construir una  estructura correcta en uno y otro género, claramente menos exigente en el lado del relato. Pero sin que esto le reste méritos literarios ni arte. Incluso, me atrevo a decir, que en el relato las posibilidades artísticas son mucho más grandes. Algo manifiestamente más evidente si lo comparamos con la poesía.

7.- ¿Te encuentras trabajando ya en algún nuevo proyecto?

En efecto, en dos novelas cortas. Una de ellas se encuentra bastante avanzada, aunque todavía estoy redactando algunos capítulos del primer borrador. En este momento, mi idea sería que las dos novelas formaran parte de un mismo libro, quizá junto a otro relato largo. Pero es aún muy pronto para aventurar detalles más concretos. Si Vientos, como proyecto, ha tardado un año en ver la luz a pesar de que la mayoría de los relatos fueron escritos y dados por cerrados con anterioridad al verano pasado, no quiero ni pensar cuándo estas novelas podrían verse impresas.


Share:

Popular

Archivo del blog

Recent Posts

Facebook

Twitter

Buscar este blog