Fiestas Patronales de Santa Fe, localidad granadina que vio nacer "Aguja de diamante"

Ramón, autor de Ediciones Atlantis, junto al alcalde de Santa Fe
Ramón junto al alcalde, Manuel Gil
Como cada año, nuestro autor Ramón Jiménez Santiago, ha vuelto a vivir de forma muy intensa las Fiestas Patronales de Santa Fe, localidad granadina que vio nacer "Aguja de diamante". Después del espectáculo inaugural, con el que Ramón se emocionó al estar basado en decir "no" a la desigualdad y la homofobia, nuestro autor, cómo cada año se fotografió con los responsables de estas Fiestas de las cuales os dejamos un enlace de un resumen del espectáculo inaugural llamado "La Quema del Penas" y en el que Christian y Alessandro, protagonistas de "Aguja de diamante", disfrutan tanto como su creador.
Ramón junto a la concejala de Cultura




En las imágenes, vemos a nuestro autor con la concejala de Cultura del Ayuntamiento de Santa Fe y encargada de la primera presentación de "Aguja de diamante", con el alcalde, Manuel Gil, y el concejal de Educación y Fiestas, Carlos Marcos en un posado que ya es típico.

Podéis encontrar más información sobre nuestro autor y "Aguja de diamante" en nuestra web y en su Facebook, donde podéis conocer las últimas novedades: @ramonjimenezsantiago2017 .
Ramón junto a Carlos Marcos

QUEMA DE EL PENAS, EN LA LOCALIDAD GRANADINA DE SANTA FE

Share:

Entrevista a Eva Olarra: "Yo soy el diablo llena de rabia y también soy la hermana que tiene miedo de perder su alma y llenarse de odio"

Ediciones Atlantis presenta ‘El Diablo’, una novela de intriga y misterio escrita por la autora EvaOlarra Díez, que narra  una historia trepidante y llena de extremos que enganchará al lector desde el primer momento.
Eva Olarra Díez, autora de Ediciones Atlantis

¿Cómo surgió la idea de escribir la novela?

En la vida hay momentos que los acontecimientos te sobrepasan y para no volverte loca necesitas ocupar tu mente.
Yo necesite crear unos personajes con una vida complicada que me permitiese alejarme de mis propios problemas.

¿Qué podemos encontrar de Eva Olarra en esta historia?
Yo soy el diablo llena de rabia y también soy la hermana que tiene miedo de perder su alma y llenarse de odio.

¿Ha habido alguna parte que haya sido más complicada de escribir?
El epílogo. Porque es personal. Es una despedida.

¿Qué se va encontrar el lector en El Diablo?
Una historia trepidante y llena de extremos que te va enganchando desde el primer momento. Una vez que empiezas no puedes parar y te das cuenta de que hasta tú mismo puedes amar y odiar con la misma intensidad.

De todos tus libros favoritos...¿Cuál no te cansas de leer?

Tengo varios que no tienen nada en común: El guardián entre el centeno de JD Salinger; Orgullo y prejuicio de Jane Austen; La casa de los espíritus de Isabel Allende y Los pilares de la tierra de Ken Follett.
Share:

Entrevista a Pedro Almajano: Intento transmitir emociones a otros. Algo que me parece un milagro.


Ediciones Atlantis presenta 'Las siete magníficas' , una novela urbana de intriga escrita por el autor vasco, Pedro Almajano en la que conviven historias de un amor puro y casi naif, con otras aderezadas de perversiones sexuales, elementos de sadomasoquismo, venganzas llevadas a sus últimos extremos… Conocemos a su autor.

¿Quién es Pedro Almajano?
Soy un farmacéutico que lleva casi treinta años ejerciendo su profesión en Hondarribía,  y al que siempre le ha gustado contar historias, inventar historias, escuchar historias. De niño,  pasaba mucho tiempo con mi abuela, y ésta siempre estaba contándome cosas de su infancia, de su  pueblo,  de los habitantes de ese  pueblo… Y debía de hacerlo muy bien,  porque me fascinaban aquellos relatos. Con ocho o nueve años empecé a leer  libros infantiles y tebeos que compraba puntualmente cada semana. Y a los catorce o quince, con los primeros enamoramientos, empecé a escribir poemas  y algunos relatos cortos. Ya ejerciendo mi profesión,  me hice miembro de la Asociación Española de Farmacéuticos de las Artes y las Letras, y participé en alguno de sus concursos literarios ganando varios premios.  En los tiempos muertos de las guardias y robándole tiempo al sueño, fui componiendo Las siete magníficas; que es la primera novela que publico.

¿Qué te impulsa a escribir?
La necesidad de comunicarme.  El placer de buscar  la palabra precisa en cada momento. La posibilidad de inventar  historias que lleguen a mucha gente…  Y sobre todo, el intento de transmitir emociones a otros.  Algo que me parece un milagro.

¿Qué se va a encontrar el lector en Las siete magníficas?
Una novela poco convencional  donde conviven historias de un amor puro y casi naif, con otras aderezadas de perversiones sexuales, elementos de sadomasoquismo, venganzas llevadas a sus últimos extremos… Una novela que posiblemente desconcierte a la gente que me conoce, y que nunca hubiese sospechado que yo podría escribir sobre estos temas.   Y en realidad, ni yo mismo lo suponía cuando empecé  a escribirla. Fueron los personajes los que, desde la libertad absoluta que les di,  me fueron introduciendo en ese mundo lleno de sorpresas.  Un viaje en busca de la verdad,  donde he querido que se embarcasen al mismo tiempo, y partiendo de la misma información, el protagonista, el lector,  e incluso el propio escritor. Una historia donde, al final, será el lector quien tenga que sacar sus propias conclusiones .

¿Cuál es tu autor de referencia?
Un autor: Camilo José Cela. Un libro: La Colmena.

¿Hay alguna anécdota que te gustaría compartir con los lectores?
Por suerte o por desgracia,  mi trabajo me absorbe ocho o nueve horas diarias. Eso sumado a que tengo una mujer, dos hijos, dos perros, una casa donde siempre hay cosas que hacer… me ha llevado  a la necesidad de tener que escribir en las guardias o robándole tiempo al sueño y ya bastante cansado.  Recuerdo estar muy concentrado escribiendo algún capítulo de los trascendentales, y tener que  dejar a mis personajes colgados en Zaragoza o en algún punto de Benidorm, para recomendar a un cliente como se deben de tomar unas pastillas  o que mucolítico sería el más adecuado para un catarro que no termina de curarse. Acabar con la venta, y volver presuroso a mi ordenador para retornar mental y emocionalmente al lugar donde había dejado la historia. Y cuando ya me había puesto de nuevo en situación,  tener que salir nuevamente al mostrador para vender una rodillera o un chupete. Esto es algo que me ha sucedido con mucha frecuencia mientras escribía este libro. Y que, por otra parte, ha contribuido de manera muy eficaz a que las guardias se me pasaran volando.

Share:

Popular

Recent Posts

Facebook

Twitter

Buscar este blog