martes, 6 de septiembre de 2016

Carta abierta a Ediciones Atlantis del autor de Rappel, Francisco Sanz: "Las editoriales pequeñas trabajan en condiciones muy desfavorables y necesitan de nuestra colaboración"

    Soy Francisco Sanz Navarro, autor de RAPPEL, novela editada por Ediciones Atlantis el 17 de junio de 2016 gracias a la selección particular que en su día hizo J. D. Álvarez (editor) y que solicitó mi manuscrito del cual hizo un exhaustivo  estudio y reflexión llegando al convencimiento de que era una obra interesante y que debía ser publicada. Desde ese día, todo el personal de la editorial se volcó en conseguir una edición lo más correcta posible sin imponerme ni tipografía, ni portada, a lo que les estoy muy agradecido. También me pareció muy profesional la contribución de Mercedes del Castillo para acompañarme en la presentación del libro, sin embargo, y no es un reproche, la fecha, hora y lugar no pudo ser menos acertada pues un viernes a las seis de la tarde y en el mes de junio no podía funcionar ya que estaba todo el mundo o trabajando o de vacaciones o en las fiestas de despedida de los colegios. De hecho, recibí muchos mensajes disculpándose por no poder asistir. Espero que en el mes de octubre pueda subsanarlo con una nueva presentación, esta vez en la Biblioteca Municipal de Pozuelo de Alarcón, Madrid.
     Así pues, quiero reiterar mi agradecimiento a J.D. Álvarez y a todo su equipo por haberme dado su confianza sin conocerme y sin exigirme más valor que mi propia obra y me gustaría corresponderles con un éxito de ventas que, aunque hoy por hoy no está en mis manos, haré todo lo posible porque lo esté.
     Las editoriales pequeñas trabajan en condiciones muy desfavorables respecto a las grandes y necesitan de nuestra colaboración para que no desaparezcan, ¿y que mejor colaboración que la de difundir la obra con todos nuestros medios que aunque parezcan escasos pueden ayudar bastante? Ellos han plantado la semilla, pero nosotros debemos regarla y abonarla para recoger la cosecha, y el que no sepa o no pueda hacerlo, se quedará sin el preciado fruto, pero no le echemos la culpa al editor, que ya ha hecho bastante con jugarse los cuartos... Todos sabemos lo costosa que resulta la publicidad y si le añadimos la distribución, entonces se disparan los precios y se pierde competitividad. No nos engañemos, las editoriales pequeñas no se enriquecen con nuestras publicaciones y tienen que ajustar muy bien sus presupuestos para poder mantener una mínima plantilla con la que dar un servicio digno al escritor. Yo hace tiempo que lo descubrí y por eso, cuando un editor me solicita el manuscrito, no tiro las campanas al vuelo pues sé el calvario que le sigue después de la edición.
     Como pintor profesional (que también soy) y habiendo hecho muchas exposiciones en España y Portugal, sucede lo mismo con los galeristas. ¿Por qué han cerrado tantas galerías de arte? Porque hay muchos intermediarios alrededor de los pintores y sólo viven los muy consagrados con precios astronómicos; los demás, tienen que exponer en galerías de segunda, aunque los gastos que origina cada exposición encarecen tanto la obra, que no los puede asumir nadie. La triste realidad es que, aunque el pintor o escritor sean los más perjudicados, ninguno puede echar el cierre cuando le van mal las cosas, por eso hemos de colaborar con aquellos que nos dan una oportunidad...

No hay comentarios:

Publicar un comentario