viernes, 21 de octubre de 2016

Javier Chavanel, autor de 'Cada mostruo con su tema': "Escribir estos relatos ha sido para mí una liberación del mundo cine"

Ediciones Atlantis presenta este sábado a las 12 horas en Espacio Puente creativa de Madrid ‘Cada monstruo con su tema’, un libro de relatos del director y guionista canario residente en Madrid, Javier Chavanel en el que nos presenta a una serie de personajes que experimentan una situación límite, que les hará transformarse y les obligará a mostrarse como realmente son: su naturaleza pura, sin trampa ni cartón. 

“El verdadero monstruo para el ser humano…, el verdadero enemigo habita en su interior”.

Javier Chavanel

¿Cómo surgieron los relatos que componen el libro “Cada monstruo con su tema”?

Es difícil de decir ya que los relatos no fueron escritos en el mismo periodo de tiempo. Los relatos que hay en el libro abarcan, aproximadamente, desde el año 2007, cuando estaba en la universidad, hasta el 2015. Durante la relectura y la corrección de los relatos he querido ser fiel al momento en los que los escribí, intentando que mi forma de pensar actual no influyera en ellos, respetando su espíritu y su ingenuidad. Y supongo que eso es lo bonito ya que muchos de los relatos pertenecen a periodos de tiempo en los que mis circunstancias eran diferentes o tenía determinadas obsesiones. Evidentemente no soy el mismo que los escribió. Supongo que muchas de las ideas de los relatos del libro se me ocurrieron simplemente jugando al «¿y sí?». Algo que sigo haciendo y que muchos de mis amigos pueden dar fe de ello. Cuanto más loco y rocambolesco es el «¿y sí?», mejor. Más divertido es escribirlo. «¿Y sí una mosca se enamora de una humana y la persigue a todas partes?» «¿Y si el pasatiempo de unas niñas fuera el canibalismo?» «¿Y si una persona aburrida contrata a una empresa privada para que introduzca superhéroes en su vida? » «¿Y si una empresa crea un parque de atracciones al estilo Jurassic Park pero de fantasmas?», etc. Los relatos están repletos de cosas fantásticas y terroríficas, y todo aderezado con mucho humor negro. 

¿Cómo crees que puedes sorprender al lector?

Casi todos los personajes que están presentes en el libro presentan inicialmente una cara determinada al mundo…, una cara que a medida que va avanzando el relato se va desdibujando hasta convertirse en algo diametralmente opuesto. Son personajes que experimentan una situación límite y esto les obliga a mostrarse como realmente son: su naturaleza pura, sin trampa ni cartón. Y normalmente no son como ellos pensaban que serian. Lo que les llena de sorpresa a ellos mismos, y por lo tanto, espero que también al lector.  Si hay un tema que se repite en los relatos, este es la transformación…, en todas sus formas posibles: física, mental, moral, etc. El verdadero monstruo para el ser humano…, el verdadero enemigo habita en su interior. 

Diriges y escribes cortometrajes, ¿Has pensado en llevar algún relato del libro a la pantalla?

Me encantaría.  Creo que muchos de ellos podrían ser buenos cortometrajes e incluso películas. Sin embargo en el cine y en los cortos existen limitaciones técnicas y presupuestarias. Y hay que tenerlas muy en cuenta. Cuando hago cortometrajes siempre tengo presente esto a la hora de llevarlos a cabo, desde la escritura hasta a la dirección, y me adapto a ello. No queda más remedio. Los cortometrajes que he hecho durante estos últimos años comparten el mismo ADN temático con los relatos aunque utilizan otras herramientas. Escribir estos relatos ha sido para mí una liberación del mundo cine. No tengo que pensar en limitaciones técnicas ni en el dinero. El único límite está en el que tú quieras ponerte o hasta donde  llegue tu imaginación. 

Si pudieras ser un libro...¿Cuál sería?

En los libros que más me gustan suceden cosas horribles por lo que prefería no ser ninguno de esos libros. Ni en broma. Lo que sí puedo decir es que “Cada monstruo con su tema” está en deuda con las novelas y los relatos de Stephen King, Richard Matheson y Ray Bradbury… y un largo etcétera. Sin ellos como grandes referentes, posiblemente no los hubiera escrito.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario