lunes, 23 de mayo de 2016

Entrevista a Francisco Po Egea, autor de 'Tras la estela de las montañas voladoras', una novela cargada de aventura, amor y erotismo, viajes y exotismo

Ediciones Atlantis publica ‘Tras la estela de las montañas voladoras’, una novela del escritor y fotógrafo Francisco Po Egea, en la que el protagonista nos narra diferentes etapas de su vida, desde el niño de la posguerra a su juventud plena en París. Desde su vida de alto ejecutivo de empresas multinacionales y sus grandes amores, a sus aventuras en Katmandú, su encuentro con la droga y sus travesías montañeras, tragedias incluidas, por el Himalaya. Una vida intensa y cargada de aventura, amor, erotismo, éxito profesional, viajes y exotismo.


¿Cómo surgió la idea para escribir esta novela? 
La idea me rondaba hace años pero, por una parte, me cuesta sentarme a escribir, prefiero el movimiento, los viajes y la fotografía; por otra, llevaba más de treinta años viajando seis meses al año y publicando reportajes de viajes y de hoteles de lujo por todo el mundo en varias revistas, así como en los suplementos de El País. Llegaba a publicar 4/5 reportajes al mes. Entonces no tenía tiempo para pensar en escribir esta novela. Hace unos pocos años rompí con la editorial con la que más trabajaba y con la que había empezado esta mi nueva profesión. Entonces me decidí a escribir la novela.  

¿Qué te hizo cambiar tu trabajo en una multinacional para dedicarte a viajar y escribir?
Era director de marketing y ventas para Europa, vivía en París junto al Bosque de Bolonia y tenía un magnífico sueldo. Estaba harto de reuniones, de viajes en el día a Milán, Frankfurt, Ámsterdam… Iba a cumplir 40 años, estaba soltero y me dije: “He vivido la mitad de mi vida. ¿Cómo va a ser el resto? ¿Igual? ¿Más stress, más responsabilidades, más dinero? Pues no, quiero libertad, vivir, conocer el mundo que hasta ahora solo he apercibido, viajar sin ataduras y sin fecha de regreso. Al cabo de dos años de recorrer buena parte de Asia vi que hacía buenas fotos y las quise enseñar.  Más fácil si las acompañaba de los textos. Y eso hice.

¿Cómo crees que puedes sorprender al lector? 
Con lo que cuento en la novela: Aventuras, amores y erotismo, viajes y exotismo en esta novela en la que el protagonista nos cuenta los principales episodios de su vida. Desde niño de la posguerra y su encuentro con los maquis, a su juventud plena en París con sus descubrimientos sociales, intelectuales y de sexo. Desde su vida de alto ejecutivo de empresas multinacionales y sus grandes amores, a sus aventuras en Katmandú, su encuentro con la droga y sus travesías montañeras, tragedias incluidas, por el Himalaya.

¿Estamos ante una novela puramente autobiográfica? ¿O también se incluyen elementos de ficción?
La base es autobiográfica y los personajes principales son reales. He adornado algunos hechos con elementos de ficción. Por ejemplo, uno de los personajes principales no murió en la realidad.

¿Con que título reciente te has quitado el sombrero?
Me tengo que remontar a unos pocos años. Me gustó mucho: “Una música constante”, de Vikram Seth: el amor de un violinista por Schubert, Mozart… y por una pianista a la que perdió en Viena y reencuentra en Londres. “Bajo los cielos de Asia”, unas memorias llenas de hunor y sensibilidad del gran alpinista Iñaki Ochoa, publicadas tras su muerte en el Himalaya hace ocho años. “Libertad”, de Jonathan Franzen: el retrato de una familia del Medio Oeste americano a lo largo de varias décadas. 

¿Hay algo que te gustaría hacer y aún no has tenido la oportunidad?
Hacer la vuelta al monte Kailash, la montaña sagrada de los tibetanos. También, recorrer la península de Kamchatka en el extremo Este de Siberia. Pero me pregunto si tengo las fuerzas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario