jueves, 5 de mayo de 2016

Entrevista al autor Manuel Fernando Estévez sobre 'La sangre de las azucenas': Siempre me ha fascinado todo lo relacionado con la Alhambra y con al-Ándalus

Ediciones Atlantis presenta este viernes 6 de mayo en la Biblioteca Francisco de Ayala de Granada, ‘La sangre sobre las azucenas’, una novela histórica escrita por el autor granadino residente en Alicante, Manuel Fernando Estévez Goytre, que nos sumerge en la época nazarí .

¿Quién es Manuel Fernando Estévez Goytre?
Manuel Fernando Estévez Goytre es un narrador que como casi todos las personas con inquietudes literarias trabaja incansablemente para que sus textos prosperen en los círculos literarios. Alguien que ha sufrido un montón de rechazos por parte de editoriales y que de vez en cuando encuentra sentido a su labor con la publicación de una novela o un cuento. Es una persona que empezó con una coedición -que, todo hay que decirlo, ni siquiera pensaba publicar- y posteriormente se abrió paso al conseguir ganar varios certámenes, tanto de novela como de relato. Hoy por hoy, además de su trabajo en la administración, se podría decir que es un corredor de fondo en el mundo de la literatura.

¿Cómo surgió la idea para escribir esta novela?
Desde hacía años me rondaba la idea de escribir algo sobre la época nazarí. Siempre me ha fascinado todo lo relacionado con la Alhambra y con al-Ándalus en general y decidí crear una historia relacionada no solo con la ciudad palatina de la colina de la Sabika sino con las costumbres y con la gente que poblaba la ciudad en aquellos años convulsos, con sus virtudes y sus defectos. Imaginé que aquellas personas tenían que estar muy limitadas geográficamente y decidí dar rienda suelta a mi imaginación. El resultado fue el largo y fascinante viaje de peregrinación a La Meca que hacen los protagonistas y que da un brochazo de colorido a esta historia. Pero, claro, escribir una novela histórica significa todo un reto que nunca se sabe si se podrá llevar a buen puerto. Hay que desarrollar una intensa labor de documentación y tener tiempo y mucha paciencia. La prisa es el enemigo número uno del escritor.

¿En qué momento supiste que se querías ser escritor?
El ansia por crear mundos para los demás siempre me ha acompañado. Siempre he escrito textos cortos, a veces sin sentido, que han acabado en el cubo de la basura. Sin embargo, fue pasados los cuarenta años cuando encontré el momento adecuado. Llevaba poco tiempo divorciado y tenía la cabeza llena de historias. En definitiva, disponía de tiempo para dedicarlo a lo que en realidad me gustaba.

¿Cómo crees que puedes sorprender al lector?
Es muy difícil sorprender al lector. Casi diría que imposible, el lector no acepta cualquier cosa. No obstante, creo que la imaginación es la mejor arma para hacerlo. Cuando se plantea un conflicto en una novela -y una novela es una sucesión de conflictos- hay que solucionarlo con originalidad, buscarle una salida que no todo el mundo daría. Mis libros están llenos de detalles que no son nada convencionales.

¿Cuál es tu autor de referencia?
Hay muchos. En estos momentos quizá sean Alberto Méndez e Italo Calvino. Me encantó "Los girasoles ciegos" y "El barón rampante". También me gustó mucho "La sombra del viento", de Carlos Ruíz Zafón, aunque no tanto las novelas que publicó después.

Un libro  de tu infancia sería…
Si no recuerdo mal, creo que el primer libro que leí, como tantas personas, fue "El principito". Pero de pequeño me entretenía más con tebeos y cuentos infantiles, tipo el pato Donald o Mortadelo y Filemón. Guardo muy buen recuerdo de "La leyenda de las tres hermosas princesas", de Washington Irving. En aquella época me entretenía con cualquier libro que tuviera fotos o dibujos. Recuerdo varios tomos que teníamos en casa. Las fotos me fascinaban y conocía de memoria las que había en cada una de las páginas.

1 comentario:

  1. En breve espero poder leer la novela de este autor. EStoy segura que mis expectativas serán recompensadas con creces. Manuel te deseo muchos éxitos.
    Un saludo cariñoso.

    ResponderEliminar