lunes, 8 de junio de 2015

Ignacio Martín (Pekenikes): "espero una vez que lo lean, me comuniquen su crítica sobre su contenido, cosa que siempre lo recibiré con mucho agrado”.


Es mi primera vez que acudo a la Feria del Libro de Madrid, mirando a la gente desde dentro y hacia fuera en una de las casetas (la Nº 50) en esta edición de 2015.

Me he sentido bien arropado y cómodo por quienes allí vendían mis libros para que yo los firmara que, con mucha amabilidad me han dado también buenos motivos de conversación agradable, lo que hace muy cómodo ese pequeños espacio de sitio y de tiempo que por allá ocupé.


Y la gente fuera de esa caseta, a veces, esperando un poco de cola (lo que siempre es un halago…) siempre dirigiéndose a uno con agradables sonrisas y ya mi libro en sus manos para que se lo dedicara, algunas veces con comentarios sobre cuando en alguna ocasión de mi vida habíamos coincidido en alguna parte, para que yo lo recordara satisfactoriamente, como muchas veces si que ocurría, pero otras… era un motivo para continuar una conversación hasta hallar ese punto de inflexión o de conexión en nuestras pasadas vidas. Naturalmente todo solía acabar con agradables sonrisas y apretones de manos, otras con eso del “pues a ver si nos volvemos a ver, etc. etc…”)

Dicen que lo importante no es que te compren el libro (que si lo es… :-) sino que finalmente te lo lean. Y yo a veces les añado más… “que espero una vez que lo lean, me comuniquen su crítica sobre su contenido, cosa que siempre lo recibiré con mucho agrado”. Hasta ahora tengo el orgullo de no haber recibido, desde lo que ya lo hicieron así, una crítica o comentario que me haya molestado. Más bien alguna sugerencia como para ayudar a mejorar algún dato que ya escribí.


Entere tantos halagos y sonrisas…, es imposible hacer una mala crónica de esa experiencia y por supuesto que para mi, y se puede comprender…, ha resultado excelente y muy agradable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario