viernes, 13 de marzo de 2015

Lo que me ha enseñado (DEP Sir Terry Pratchett).

Buenas tardes, espero. Para mí y las personas que comparten mis intereses llevan sin ser buenas tardes desde ayer.

Y es que ayer, envuelta entre los papeles de estudio, los manuscritos y pequeños textos y las ideas disparatadas que algún día poblarían uno de mis libros, se coló una terrible noticia.

Puedo (y quiero) presumir de adorar, idolatrar e incluso amar a las personas capaces de desnudar su alma frente a un público de cualquier tamaño y categoría, y es innegable que la mayoría de autores que conozco y sigo han sido capaces de hacerlo, lo que les ha hecho merecedores de tales sentimientos. Shigesato Itoi puso cada gota de su sangre en los tres juegos de la saga MOTHER, y Paul Anthony Romero envuelve un trozo de sí mismo con la partitura de cada una de sus composiciones.

Es quizás por eso por lo que no pude hacer otra cosa que llorar al plantarse tal desgracia frente a mis ojos. Sir Terry Pratchett, fabricante de héroes, creador de universos de fantasía como el mío, modelo a seguir y amigo, falleció ayer a la ni tan avanzada ni tan temprana edad de 66 años.

Tras hacernos a la idea de que el corazón se nos quedaría hecho trizas unas semanas, nos pusimos manos a la obra. Ninguno de nosotros estábamos preparados para su adiós más de lo que lo estaba él mismo, que siempre llevó con optimismo la enfermedad que lo devoraba por dentro, por lo que dejamos caer en una triste tregua las lanzas de la sátira y el "jijijajismo", y nos lanzamos a demostrar al mundo, a gritar al aire, lo mucho que le debíamos a un hombre al que jamás olvidaremos.

Mis redes sociales se llenaron de tristes pero divertidos dibujos y de textos más sinceros que la más romántica de las declaraciones. Por cada uno de esos trozos de tristeza que admiraba, deseaba que apareciese uno más que me mostrase cómo se siente otro de mis compañeros lectores por el dolor (pero también respeto) de perder a mi compañero escritor.

He aquí, señoras y señores, mi aportación. Aunque suene difícil de creer, es posible que el Universo Tramesiano tal y como lo conozco no hubiese existido jamás de no ser por él. Esto es un homenaje a una de las personas más inteligentes y respetables que he tenido el gusto de "conocer".


http://laciudaddelosheroes.blogspot.com.es/2015/03/le-echaremos-de-menos-mr-pratchett.html


Descanse, maestro. Jamás dejaremos que esté, tal y como el mejor de sus personajes, solo a solas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario