martes, 19 de abril de 2016

Entrevista a Rita T. Gort, autora de 'El mar cuando te abraza': "Hay un momento en el que la historia ya no es tuya, sino de los demás. Ahí está la magia"

Ediciones Atlantis presenta este viernes en Barcelona, ‘El mar cuando te abraza’,  una novela urbana de la autora barcelonesa, Rita T. Gort en la que pasado y presente, demencia y cordura, se confunden fabulosamente en esta original novela, que nos adentra con sigilo en los lóbregos secretos de sus protagonistas. Una narración inquietante y de fuerte contenido psicológico, contada en primera persona, en la que el vaivén de los recuerdos y de las obsesiones fluctúa como el movimiento de las olas y de las mareas.


¿Quién es Rita T. Gort?
Creo que soy una persona muy imaginativa y muy apasionada. Ambas cosas me llevan a escribir, y también a explorar otras disciplinas artísticas, como la música, y la interpretación. Por lo tanto, podríamos decir, que Rita T. Gort es una escritora de imaginación desbordante, que escribe con pasión, ahondando en el alma humana, tratando de dar sentido al sinsentido vital, con historias vibrantes que atrapan al lector desde la primera línea hasta la última. Me preocupa tanto contar una buena historia, como usar el estilo apropiado, destilar belleza incluso para describir el horror. Creo que el ser humano necesita del arte en general, y de la literatura en particular, para alimentar, desarrollar, y entender toda su dimensión y complejidad humanas. No obstante, todos mis libros, parten de una historia sencilla, de personajes casi reales con los que todos nos podemos identificar. Pero quién busca algo más, también lo encuentra.

¿Qué te impulsa a escribir?
Creo que es la propia imaginación que quiere materializarse. Desde pequeña me ha gustado escribir. En el colegio siempre han valorado mis historias. El hecho de gustar a los demás, de sentirme aceptada a raíz de mis cuentos, me ha conmovido desde un inicio. Al fin y al cabo, lo importante siempre son las personas que nos rodean. Por ellos, por mis lectores, siempre intento que mis libros sean buenos, que los disfruten, y que quieran más. También es una forma de expresarnos, todos lo necesitamos. De llegar a los demás, como he dicho, y hasta el fondo de uno mismo. Es una vía de exploración interna, al mismo tiempo que compartida. Hay un momento en el que la historia ya no es tuya, sino de los demás. Ahí también está la magia.

¿A quién va dirigida esta obra?
A todo aquel que busque un buen libro, una buena historia, apasionante, divertida, con un poco de terror, pero también con belleza, drama, tragedia, dolor, perdón, arte, y cómo no, amor. Creo que todos buscamos una historia que nos atrape, que nos haga pensar, que nos haga olvidarnos un poco de nosotros mismos, de nuestra rutina, pero también una historia con la que podamos identificarnos en algún punto. Esta historia tiene todo esto. Vale la pena leerla. Una buena historia es universal, gusta a todo el mundo, es válida hoy y mañana, y eso es lo que yo busco en mis obras. No me gustan los límites.

Si el lector pudiera sacar una conclusión o moraleja de “El mar cuando te abraza”, ¿cuál sería?
El lector podrá sacar muchas. Cada lector sacará la suya. De eso se trata también. El lector hace suya la historia. Hay que leerla, no puedo decir yo la moraleja de los demás. Yo encuentro la mía, o las mías, cada vez que leo el libro. Depende de mi momento, la moraleja cambia, porque estamos en constante cambio. Esto también es muy mágico.

¿Con que título reciente te has quitado el sombrero?
No hace mucho he descubierto a Philippe Claudel. Con Antonio   Lobo Antunes me quito el sombrero siempre que lo leo…

Un libro  de tu infancia sería…
Desgraciadamente, no viví rodeada de libros, cosa que me hubiese gustado mucho. Sin embargo, no me quejo, porque sea como fuere, los libros y la literatura me apasionan a día de hoy. Yo me quedo con las historias reales, que a mi me parecían muy fantasiosas y no lo eran, que me contaba mi abuela Úrsula. Me quedo con ese libro, el que escribía mi abuela cada tarde cuando me sentaba sobre sus rodillas, con una voz deliciosa…Es un libro que está por escribir, será de mi infancia, y espero que también lo sea de la infancia de muchos otros niños.



No hay comentarios:

Publicar un comentario