miércoles, 30 de noviembre de 2016

Entrevista a Ander Eguiluz, autor de 'El coleccionista de furia': "La Fantasía es un gran medio para escribir sobre la condición humana"

Ediciones Atlantis publica ‘El coleccionista de furia’, una novela fantástica y de aventuras escrita por el autor vasco Ander Eguiluz en la que ha combinado literatura fantástica y ficción histórica con la intención de componer un relato que cuestiona la capacidad del individuo de resistirse a las demandas de su entorno, que enfatiza el poder de la amistad y que resalta las consecuencias de la venganza.

¿Cómo surgió la idea de escribir esta novela?
Al principio iba a ser un relato corto ambientado en un universo para el que ya tenía algunos trabajos escritos, pero me terminó por gustar tanto el protagonista que seguí desarrollando la historia y terminé con una novela de más de 150.000 palabras. Al tener los detalles de ese universo ya trabajados en mi cabeza, pude concentrarme en idear una trama y en dar a los personajes una dimensión mayor que a los que suelen encontrarse en los relatos cortos.

¿Quién crees que puede disfrutar más de su lectura?
Creo que es apta para todo aquel mayor de 15 o 16 años, más o menos, porque hay ciertas escenas bastantes violentas. Sin embargo, creo que el público acostumbrado a leer ficción histórica o novelas fantásticas, ficción de género, en definitiva, cogerá la novela con más soltura que aquellos acostumbrados a la literatura social o al drama. El coleccionista de furia es una novela de aventuras, de modo que gustará a todo aquel que quiera pasar un buen rato.

¿Cuál crees que es la razón por la que la literatura fantástica no llega a explotar entre el público general?
Siempre se ha visto a la Fantasía como un género para adolescentes, lleno de tópicos referidos a dragones, espadas y hechicería, cuando en realidad es un fenómeno lleno de subgéneros que muchas veces poco tienen que ver con la idea general que se tiene de la literatura fantástica. Esa idea es la que ha frenado la extensión del género en España, al menos, pero no hay más que investigar un poco acerca de la bibliografía de género fantástico disponible para descubrir joyas ocultas y para entender que la Fantasía es un gran medio para escribir sobre la condición humana.

¿A qué te refieres con subgéneros dentro de la Fantasía?
Existe la Alta Fantasía, que es la más clásica y aquella cuya imagen es más reconocible: elfos, medianos, dragones, espadas hechizadas y mucha magia. El señor de los anillos es el ejemplo clásico. Pero también existe la Baja Fantasía, que es todo lo contrario: una historia ambientada en un escenario ficticio pero que apenas posee rasgos del universo fantástico clásico, es decir, solo existe la raza humana, no existe la magia, etc. Y aparte de esas dos está la fantasía costumbrista, la fantasía urbana, la fantasía oscura o Grimdark... Y ya puestos, el realismo mágico es otra forma de Fantasía, en el que entrarían autores tan celebrados (y de los que se tiene una imagen alejada de la literatura fantástica) como Kafka y Gabriel García Márquez.

Un libro de tu infancia sería...
Diario de un gato asesino, de Anne Fine. Me lo regaló mi madre cuando yo tendría unos seis años, y como es muy corto, lo leí en una noche. Está narrado desde la perspectiva de un gato, y quedé asombrado por descubrir un libro que hablaba sobre la muerte con tanta naturalidad, a una edad en la que te empiezas a hacer preguntas sobre ello. El libro lo perdí, desgraciadamente.


No hay comentarios:

Publicar un comentario