miércoles, 16 de diciembre de 2015

'Autocompasión de un tonto con suerte', una novela de José Ramón Vera que busca "convertir lo negativo en algo divertido"

Ediciones Atlantis publica ‘Autocompasión de un tonto con suerte’ una divertida novela del autor barcelonés José Ramón Vera Torres, que narra la historia de un taxista millonario y superdotado con muy mala suerte. Un relato plagado de humor, giros inesperados y personajes excéntricos con el que el autor quiere restar trascendencia a la cruda realidad.

Autocompasión de un Tonto con Suerte”… un título atrayente y divertido... ¿Qué se va a encontrar el lector en este libro?
Me gustaría que el lector se encontrara una novela divertida y fácil de leer. Particularmente nunca me gustaron los libros largos, llenos de descripciones, lentos... A mí me gusta algo rápido y desenfadado, con un lenguaje normal, cercano. Lo que he buscado es quitarle trascendencia a la cruda realidad, darle la vuelta y convertir lo negativo en algo divertido. Me gustaría pensar que lo he logrado.

¿Cómo surgió la idea para escribir esta novela?
La verdad es que la idea no surgió, me la encontré. Llevaba un capítulo y medio escrito, con los personajes ya definidos , cuando encontré la forma de que todo cobrara sentido. Yo, me considero un poco gafe, como el protagonista. No en las cosas importantes como la familia o la amistad, pero sí en los pequeños detalles. Quise hacer una caricatura de mí mismo y esa mala suerte la elevé a su máxima expresión. Sabiendo esta característica básica del protagonista el resto salió solo.

¿Quién crees que disfrutará más con su lectura?
La verdad es que no escribí la novela pensando en un público en particular. La hice para mí y como mucho para mi mujer, pensé que se iba a quedar en una anécdota. Con el paso del tiempo y después de ver los efectos en la gente que la había leído, creo que la novela es ideal para personas que no leen mucho, que les da pereza ponerse delante de un libro. Es por lo que decía antes, mucha gente no lee porque los libros, generalizando mucho, están escritos para gente que lee habitualmente.
Me explico, un chico adolescente no puede cogerle el gusto a la lectura si todos los libros cuentan historias de hace cientos de años, con un lenguaje extremadamente complicado y lleno de triples tirabuzones. No pueden identificarse con eso, por eso no les atrae leer. Mi novela es todo lo contrario: lenguaje llano, personajes creíbles, acción continua y humor. No creo que esta sea la fórmula del éxito pero denle dos libros a una persona que lea poco, "Don Quijote" y "Autocompasión de un Tonto con Suerte", a ver cuál le gusta más. Se debería explotar más ese sector de la población, los no lectores.

¿Sigues escribiendo?
Lo intento, pero entre mi trabajo, mi hija, la promoción de esta novela, etc. me está costando coger velocidad de crucero. Tengo algo en mente pero aún está en un estado muy embrionario. Además, ahora todo el mundo te pregunta por el próximo, como cuando tienes un hijo, y la responsabilidad es mayor, sobretodo hacia para quienes les ha gustado este. Temo no estar a la altura aunque por otro lado me motiva. Seguiré escribiendo, eso sí. Me ha gustado mucho la experiencia.

¿Hay algo que te gustaría hacer y aún no has tenido la oportunidad?
Nunca he sido de tener muchas metas. Ni cuando era joven ni ahora. Me pasa un poco como a Fletcher, el protagonista de mi libro, no tengo muchas ambiciones. Cuando empecé a escribir me conformaba con acabar el libro, al terminarlo quería que alguien me dijese "Me gusta tu libro, Jose, quiero publicarlo". Ahora, me gustaría, por qué no, que alguien me dijera "Me gusta tu libro, Jose, quiero hacer la película". Eso sería un sueño... Y yo como guionista, claro.

Si te pregunto por tu libro favorito…¿Qué título es el primero en el que piensas?
No he sido nunca un gran lector, para qué nos vamos a engañar. De pequeño me entusiasmaba "La Historia Interminable" y creo que deberían obligar a leerla en los colegios. Si un niño no quiere leer compulsivamente después de terminarla, ya nunca lo hará. Pero sin duda, si me tengo que quedar con un título, sería "Lo Mejor Que Le Puede Pasar a un Cruasán" de Pablo Tusset, sobretodo por lo que decía antes, tiene diálogos ágiles, utiliza el humor como recurso, sus personajes hablan como se habla en la calle, no se enreda en descripciones eternas de catedrales ni barcos y pasan cosas. Eso es básico, que pasen cosas.


2 comentarios:

  1. Parece q hayas concedido entrevistas toda la vida
    Maite

    ResponderEliminar
  2. Un Mago no es el que hace desaparecer las cosas ,es el que desde su modestia hace cosas vibrantes que nos mantienen con ilusión en nuestro día a dia.
    Gracias por ser como eres JR


    ResponderEliminar