jueves, 2 de julio de 2015

Pablo García, autor de 'La flor de Nîsser: Un bravo y un soñador': "La parte humana de la trama puede atraer a una gran diversidad de lectores"

Hoy conoceremos a Pablo García Barberá, autor alicantino que publica con Ediciones Atlantis “La flor de Nîsser: Un bravo y un soñador”, una novela épica en la que a través de las aventuras de su protagonista descubriremos el significado de la Flor de Nîsser y qué se esconde verdaderamente tras ella. La presentación será el sábado 4 de julio a las 20.30 horas en el Salón cultural de Daya Nueva (Alicante).


¿Cómo surgió la idea para escribir esta novela?

A raíz de leer la obra de Tolkien, me imaginé escribiendo un libro que se ambientara en esos grandes
paisajes, pero fuera de la alta fantasía. Me gusta más cuando la historia es más realista. Es más fácil identificarse con los personajes y sus diversas reacciones cuando se enfrentan situaciones cotidianas. Así que con esta premisa me puse manos a la obra, nunca mejor dicho (risas). 


¿A quién va dirigida esta obra?

Considero que esta obra la puede leer todo tipo de público. Creo que es especial, porque aparte de girar a través de grandes paisajes, en los que a todos nos gustaría perdernos alguna vez, la parte humana de la trama puede atraer a una gran diversidad de lectores. El valor de la amistad, el amor, el sentimiento de venganza, batallas épicas…Creo que han sido muy buenos ingredientes para poder cocer una buena historia y llegar así a un público más amplio. 


¿Sigues escribiendo?

Si claro. Tengo varias cosas en mente. En este momento estoy escribiendo la segunda parte de La flor de Nîsser, la cual me gustaría tenerla terminada para el año que viene. Sin embargo, más adelante me gustaría escribir novela histórica. El renacimiento es una época que me gusta mucho. 


¿Cual es tu autor de referencia?

J. R. R. Tolkien, sin lugar a dudas. Con él comenzó todo.


¿Tienes alguna manía a la hora de trabajar?

Sí, pero nada en especial. He descubierto que escribo muy cómodo cuando me levanto y aún no ha amanecido. Me gusta la soledad y el silencio que te ofrecen esas horas todavía nocturnas. Aprovecho muy bien también las mañanas (las que puedo). Las tardes las utilizo para reflexionar lo que he escrito por la mañana o lo que voy a escribir al día siguiente. 


En tu caso…¿El escritor nace…o se hace?

En el colegio ya me gustaba escribir alguna cosa y también en el instituto. Siempre me ha gustado escribir. He escrito para bodas y cumpleaños, pero no es suficiente, al igual que no eres astronauta por hacerte una nave de cartón para el colegio. Sin duda se nace con la pasión pero no con los conocimientos, de modo que creo a ciencia cierta que el escritor se hace; de hecho creo que nunca termina de hacerse porque nunca se deja de aprender.

No hay comentarios:

Publicar un comentario