martes, 8 de julio de 2014

Corpus Dei o cómo acabar con los best seller

El pasado viernes 27 se presentó en la Casa de las Aguas de Montilla (Córdoba) la primera novela del poeta Jesús Gázquez, que ha sido publicada Ediciones Atlantis, un sello editorial que solo edita en papel.

En exclusiva para Montilla Abierta, el autor nos ha desgranado, un poco, su primer libro.

"Para explicarlo de manera concisa, Corpus dei es a los best seller algo así como el Quijote a los libros de caballerías, salvando, por supuesto, la enorme distancia.

Ante un mercado literario absolutamente saturado por novelas del tipo Código Da Vinci, es decir, superventas esotérico-policíaco-pseudohistóricos, así como por los cientos de libros de esta clase que se publican casi a diario, pensé en escribir una novela que parodiase este tipo de obras." El propio Jesús Gázquez ha realizado un gran esfuerzo para poder ofrecer al lector un trabajo claro y conciso "Para ello he seguido un arduo proceso de lectura de esta clase de novelas de más o menos éxito comercial (y en general de poca calidad literaria), que me ha llevado bastante tiempo, unos tres años, al que después ha seguido un largo y exhaustivo proceso también de documentación acerca del mundo de la pintura en la época del Renacimiento italiano, así como de la crítica de arte relacionada con esta época de la historia, pues la trama de este libro está construida alrededor de las obras de grandes genios como Miguel Ángel Buonarroti o Rafael Sanzio".

En su libro desnuda la maquinaria comercial literaria: "Digamos que la novela Corpus Dei describe el proceso de alumbramiento y creación de una novela con aspiraciones de best seller actual".

Fue una tarde entrañable de un verano todavía templado en la que se habló de literatura y de arte, nada de fútbol y de dinero, en el incomparable marco de la Casa de las Aguas de Montilla, y rodeados de los cuadros del museo Garnelo y de primeras ediciones de libros escritos por aventureros que habían dejado el calor y el rigor de su patria chica para embarcarse en la búsqueda de otros mundos posibles.

El autor condenó los libros pensados como productos de consumo y las religiones como instrumentos pensados para no pensar; las religiones que se basan en un libro, en uno solo, en un best seller, el libro más vendido, pero no por ello el más leído, el libro de los que no necesitan leer nada más, el libro de los que no leen, de los que no quieren aventuras en su cabeza.

El alcalde de esta ciudad que dice hundir sus raíces de lleno en la cultura de los tiempos romanos, y donde se presume con orgullo de haber sido cuna y fonda de plumas ilustres, no asistió religiosamente al acto de presentación de un escritor montillano en su pueblo natal, ni envió a representante alguno.

Y es que en el pueblo donde nací tienes que ser un santo y llevar muerto unos cuantos siglos para que vayan a verte; y precisamente tienen que verte a menudo por allí para que hablen de ti, aunque sea mal, pues ya se sabe que nadie es profeta en su tierra.

Por mi parte de lo que me siento cada día más orgulloso es de haber dejado esa patria tan chica de mente a la primera que tuve oportunidad, pues es sabido y comprobado también que nadie es buen poeta en una sola tierra.

A quienes estuvieron, por el contrario, mi más cálido agradecimiento. Vino bueno y amor de verdad.

Jesús Gázquez

No hay comentarios:

Publicar un comentario