viernes, 15 de marzo de 2013

GUARDIANES DEL FALSO EDÉN

   Hola compañeros, estoy de nuevo con vosotros y vengo a la carga con un nuevo título de Ediciones Atlantis, "Guardianes del falso Edén", escrito por D. Gabriel Monte Vado, un tipo de mucho cuidado, luego lo aclaro. Novela negra, policíaca, urbana, ¿todo ello a la vez? En fin, una historia de malos, asesinos, traficantes, corruptos... y de buenos, en este caso miembros de los cuerpos de seguridad y agentes secretos.
   ¿Si es buena?, me preguntaréis. Creo que puede bastar con un dato. Suelo leer durante mis traslados en el tren de cercanías, como 35 minutos de recorrido, a los que tendría que recortar los dos últimos tramos del túnel, en los que suelo cerrar el volumen que me esté ocupando para relajar un poco la vista. En poquísimas ocasiones renuncio a ese pequeño placer, pues bien, esto me ha ocurrido con la obra de Gabriel, ¡no podía dejar de leer!

   El lenguaje no es precisamente academicista, en este caso ¡mejor!, sino rápido, conciso, directo, ni una palabra de más y tampoco una de menos. La trama es sólida a pesar de compleja, sin dejar flecos sueltos, bien rematada. Los protagonistas están perfectamente definidos, la acción es trepidante, cercana. A pesar de poder encuadrarse en el género negro, no hay párrafos truculentos que muevan al vómito, yo por lo menos lo agradezco. Las escenas eróticas descritas son aptas para casi todos los públicos.
   Pero lo verdaderamente magistral en Monte Vado, es el sobresaliente tono con el que expresa su opinión, que coincidirá, creo, con la de la inmensa mayoría de los lectores, sobre el desastroso panorama del entramado político y socio económico que en la actualidad nos golpea. Hay un capítulo en concreto, el dieciséis, que no podría superarlo, a mi modesto entender, ninguno de todos esos expertos tertulianos que se asoman a la pequeña pantalla para convencernos de que lo blanco es negro y tratar de explicar lo que todo el mundo en su sano juicio comprende a las mil maravillas.
   
Dije que D. Gabriel es un tipo de cuidado, principalmente porque pone muchísimo cuidado en ofrecer la mayor calidad en sus textos, pero también porque tengo la sensación de que lo que el autor nos cuenta, lo ha vivido en persona con anterioridad, tal es la verosimilitud de los hechos narrados. ¿Estaremos ante uno de esos personajes misteriosos que desde la sombra han intervenido e intervienen, con grave riesgo de sus personas, en el mantenimiento de ese inestable equilibrio que nos permite a todos sobrevivir?...
   Leed y os convenceréis de lo que digo. Un cariñoso saludo a todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario